Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Queiroz Galvao pidió $33 millones más para seguir la construcción

CEL le exigió a su contratista que justificara dicho aumento en el presupuesto, pero al final no lo logró demostrar.

Vista de los trabajos de expansión de la presa 5 de Noviembre, realizados por la empresa Queiroz Galvao. FOTO EDH / JUAN JOSÉ MORALES

Vista de los trabajos de expansión de la presa 5 de Noviembre, realizados por la empresa Queiroz Galvao. FOTO EDH / JUAN JOSÉ MORALES

Vista de los trabajos de expansión de la presa 5 de Noviembre, realizados por la empresa Queiroz Galvao. FOTO EDH / JUAN JOSÉ MORALES

Para continuar con la construcción de la expansión del la Presa 5 de Noviembre, el consorcio de empresas brasileñas Queiroz Galvao y Andritz Hydro Inepar pidió a la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) $33 millones adicionales y 13 meses más en el cronograma por supuestas “dificultades en el proyecto”.

Al respecto, el presidente de la institución, David López, explicó que en consorcio “no logró demostrar” sus requerimientos y obligaron a las firmas a continuar para no proceder de forma legal.

“Ellos (las constructoras) se habían relajado porque querían más dinero y más tiempo aduciendo supuestas compensaciones de un atraso donde no tuvo nada que ver ni ellos ni la CEL”, dijo el funcionario.

Por ello explicó que pidieron los respectivos informes para respaldar la petición. Sin embargo, el consorcio no logró fundamentar su solicitud, lo cual permite que el costo de la expansión se mantenga en $189.3 millones.

“Nos sentamos los grupos técnicos y financieros de CEL y de las empresas contratadas y no pudieron demostrar lo que estaban pidiendo, era algo ilógico, irracional y definitivamente afectaba el desarrollo del proyecto”, subrayó López.

El funcionario reconoció que el único atraso fue de cuatro meses debido a un problema que se encontró en la etapa de terracería relacionado con los materiales pétreos y un fracturamiento de rocas, pero que eso solo generaría un retraso máximo de 120 días (cuatro meses) en la entrega del proyecto final, ya con la casa de máquinas instalada.

López explicó que la otra semana se harán importantes anuncios sobre este proyecto, el cual permitirá inyectar un promedio de 80 megavatios (MW) a la red energética nacional, elevando la matriz hidroeléctrica en un 5 %.

La ampliación de la central 5 de Noviembre es financiada con prestamos del Banco de Desarrollo Alemán (KFW) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), que aportan $57.5 millones cada uno; una donación de $7.7 millones de la Unión Europea y $66.6 millones de fondos propios de la autónoma estatal.

Se prevé que la obra esté lista a finales del próximo año y que la generación de energía inicie en 2017.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación