Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"No puede continuar esto a la deriva, la delincuencia está al ataque"

El firmante de los Acuerdos de Paz señala que debe hacerse cumplir la ley en conjunto con programas de reinserción de pandilleros y de prevención

"No puede continuar esto a la deriva, la delincuencia está al ataque"

"No puede continuar esto a la deriva, la delincuencia está al ataque"

\"No puede continuar esto a la deriva, la delincuencia está al ataque\"

De acuerdo con el general Mauricio Vargas para hacer un combate efectivo de la delincuencia se debe, principalmente, cumplir la ley y realizar un trabajo integral de prevención y reinserción.

Pero también es importante no perder el rumbo y fortalecer las instituciones y revertir el carácter garantista que se dio a la legislación penal tras la firma de los Acuerdos de Paz. A continuación se plasman sus principales impresiones sobre este problema y cómo debe abordarse.

¿Cuál debe ser la concepción filosófica de la seguridad pública en el país?

La seguridad inicia con una teoría filosófica de Platón, de Sócrates, de Aristóteles, donde estamos viendo solamente los factores sociológicos. Posteriormente, nos vamos a la parte de la criminología, la cual definitivamente abarca la antropología, la biología, la psicología y la sociología. ¿Por qué quiero referirme a esto? Porque quiero decir que necesitamos un plan bastante integral. No podemos estar con corrientes que no están dirigidas ni encaminadas a un plan de seguridad integral.

Si hablamos de los ejes que debe tener un plan de seguridad, el primer eje está comprendido en el cumplimiento irrestricto de la ley, el segundo debemos de tener un programa de desmovilización de integración eficiente y atractiva de los que ya se encuentran sumergidos en el problema, podamos sustraerlos y el tercer eje son todos los programas preventivos donde entran prácticamente las corrientes de pensamiento que mencioné desde el punto de vista de la filosofía y de la criminología.

El problema de seguridad es un problema de expresión que jamás lo habíamos tenido al momento actual en la violencia, es excepcional, y hay que tomar en cuenta que no es en materia política sino en materia social. Bandas de delincuentes, operadores de secuestros, asaltos, robafurgones, extorsiones, pandillas, crimen internacional que nos tienen emproblemados en la situación. Ya no hay programas integrales, y no estoy hablando de este Gobierno sino de la seguridad después de los Acuerdos de Paz que nos puedan consolidar un problema en visión de un corto, mediano y largo plazo.

¿Qué cambios se hicieron en seguridad, tras la firma de los Acuerdos de Paz, pero que no se cumplieron?

Más que todo puedo afirmar que la Policía Nacional Civil nace con una falla de origen. Se disuelven los cuerpos de seguridad, en una forma exabrupta por una institucionalidad naciente y débil.

A esto hay que sumarle el cambio delincuencial que teníamos del momento atrás hacia el momento de los Acuerdos de Paz, se hacen unas reformas a la legislación penal que se vuelve garantista, se reestructura la función del Ministerio Público que ha marcado periodos final de violencia política. Si hablamos del cumplimiento no es el problema, el problema es la visión que se tuvo hacia el futuro y dentro de otros, estos elementos son importantes, como le repito se suprime la seguridad pública, se mantiene una institucionalidad débil, el cambio delincuencial, la legislación garantista, la reestructuración del Ministerio Público.

Todo esto sumado a un estructural funcionalismo y lo digo con bastante énfasis, que hay que revisar el estructural funcionalismo desde el punto de vista de la creación de la PNC, desde mi punto de vista, en relación con la doctrina y de la estructura, ya que estas tienen un modelo de actuación como ciudadanos normales lo que no es la PNC, un ciudadano normal.

¿Cómo se debe reestructurar esto?

Tiene que haber todo un análisis y todo un estudio. La admisión del trabajo es bien clara, en el orden vertical es autoridad y en el orden horizontal es de integración y coordinación. Si vemos el estructural funcionalismo de la PNC, trabajan ocho horas, no pueden capturar (más) solo en flagrancia o con orden del juez, que son debilidades de la estructura siempre basados en la satanización que se hace del esquema que le corresponde al Estado que es el esquema represivo del delito y la delincuencia. Hay que tener un balance entre el esquema represivo y el esquema preventivo, pero no podemos estarlos contraponiendo unos contra otros en un momento determinado.

Adicionalmente la focalización y control de grupos sociales definidos y organizados en zonas geográficas específicas donde se concentra la mayor cantidad de delitos deben de realizarse, no puede continuar esto a la deriva, estamos a la defensiva y la delincuencia está al ataque. Hay que exigir el irrestricto cumplimiento de la ley con el uso legítimo de la fuerza coercitiva necesaria de parte del Estado.

El balance con las acciones de prevención, no enfrentar violencia con violencia y no es el linchamiento con el delincuente es el irrestricto cumplimiento de la ley y el uso legítimo de parte del Estado de la fuerza que le corresponde.

Adicionalmente hay que desarrollar un involucramiento de las municipalidades que es la única manera que se puede recuperar el control territorial, es la cooperación de la seguridad privada ante la policía municipal como elemento reforzador. Es un esfuerzo conjunto contra el delito y acciones que nos den cambios en las reformas normativas que se desarrollan.

Aquí se nos está vendiendo, por ejemplo, la policía comunitaria y entendamos por ella que no es una estrategia ni un concepto operativo de seguridad, es una filosofía de actuación, pero que hay zonas donde realmente no se puede entrar.

¿Cómo evalúa que el Gobierno ante el incremento de asesinatos los ha llevado primero a reconocer que la tregua fortaleció a las pandillas?

Primero, nos mintieron cuando nos dijeron que no había existido una negociación, nadie dice nada, nadie hace nada por responsabilizarse de esa situación a las personas que hicieron un rompimiento de la ley de la Constitución. Nos encontramos frente a un derecho de los ciudadanos, violentados ante el gran clima de inseguridad existente, hay que darle respuesta y esto requiere un liderazgo del Presidente porque por Constitución es el responsable directo en la materia y en su gestión (debe ser) su más alta prioridad.

Hay que hacer acciones estratégicas integrales, hay que dar un enfoque y estilo más proactivo... hay que rechazar cualquier concesión que deben dar al delincuente.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación