Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Programas de Educación flexible con menos alumnos y presupuesto

Hubo un descenso marcado en 2015,  según datos de la OIR de Educación; Los problemas de violencia también han tocado esta modalidad educativa, que además fue golpeada por una reducción en su presupuesto

Programa Educame

 El servicio de modalidades flexibles de Educación atiende población joven y adulta que no logró culminar sus estudios y sobrepasa la edad para incorporarse al sistema regular. | Foto por Archivo

 El servicio de modalidades flexibles de Educación atiende población joven y adulta que no logró culminar sus estudios y sobrepasa la edad para incorporarse al sistema regular.

Cada año hay menos alumnos  jóvenes y adultos  en las aulas de  los programas de educación flexible del el Ministerio de Educación (Mined). Además, el  Ministerio reduce  el presupuesto de  esas modalidades para usar el dinero en otros programas y  subir sueldos.

La Dirección Nacional de Educación de Adultos Jóvenes (antes Edúcame) experimentó una reducción constante entre el 2012 y el 2015, pero fue en este último año que eso se hizo más notable.  

   Según datos provistos por la Oficina de Información y Respuesta (OIR), del Mined, en ese periodo pasó de tener 53,222 estudiantes  a 46,335 en las cinco modalidades de servicio que ofrece: la semipresencial (que se imparte sábado y domingo), la acelerada (de lunes a viernes), la virtual, a distancia y la nocturna.

 ¿Qué ha ocurrido? 
Gloria Evelyn Hernández, gerente de Modalidades Flexibles de Educación,  explicó que Modalidades Flexibles surgió en 2005 con el fin de atender un segmento de adultos que por diversos motivos no logró culminar la Educación Básica o el Bachillerato, pero que por su edad ya no podían incorporarse al sistema regular. Sin embargo, afirma que transcurridos diez años esa población meta se ha reducido en parte porque en el sistema regular ha habido más continuidad educativa.

“En su momento se atendió población que tenía sobreedad en los diferentes municipios y (ahora) tenemos municipios (en los) que ya contamos con muy pocas personas que tienen ese requisito de sobreedad” escolar, explicó.

Hernández también reconoce que hay otros factores  que  están incidiendo en la reducción de  estudiantes: “Hay algunas situaciones de carácter social, contexto de violencia, que también las personas han buscado otras opciones. Algunos han emigrado...”

Manuel Molina, quien a nivel de redes sociales dirige el Movimiento Magisterial Revolucionario y también es profesor activo de las modalidades flexibles, no descarta que la población  que se pretende cubrir ya vaya disminuyendo como señala Hernández, pero  advirtió que la violencia que ha alcanzado a los centros educativos del sistema regular, de igual forma golpea al servicio de modalidades flexibles.

“La experiencia nuestra allá en la sede y en otras , como comentan otros tutores cuando nos reunimos, es que también jóvenes o adultos de un sector ya no pueden trasladarse a otros sectores por el tema de la delincuencia, por la violencia”, expuso.

Según  Molina trascendió el caso de que en una sede de Edúcame del departamento de Cuscatlán habían sacado a un estudiante supuestamente para asesinarlo.

Frustración
Otra causa de disminución de alumnos que señala el profesor Molina es que muchos de ellos se desencantan o se frustran porque tras pasar muchos años sin estudiar luego no se pueden adaptar a las exigencias académicas.

La profesora Julia Éster Alas Bonilla, quien tiene nueve años de impartir cursos de modalidades flexibles, coincide con Hernández y Molina en que la violencia está obligando a muchos alumnos a desertar de ese sistema. De hecho el año pasado conoció que muchos jóvenes y adultos que asistían a la sede donde ella labora se tuvieron que retirar por amenazas porque son territorios donde no pueden circular. No obstante, la educadora considera que hay otro factor que está presionando la reducción de la población estudiantil de estas modalidades y se trata de la falta de opciones que enfrentan los jóvenes en el país en cuanto a trabajo.

“La falta de empleo en nuestro país hacen que los jóvenes, aún sin haber concluido sus estudios de educación media, viajen al extranjero en busca del sueño americano”, declaró  la experimentada docente.

Para este año las proyecciones de la gerencia de Modalidades Flexibles son muy optimistas y están cifradas en que se logrará atender a más de 40 mil estudiantes.

Menos inversión
Pero la población no es lo único que ha reducido en modalidades flexibles, también lo ha hecho el presupuesto que se le asigna. El informe de la OIR del Mined indica que para 2012 la inversión en este servicio fue de nueve millones 155 mil 941 dólares. 

En 2013 y 2014 la cifra fue similar, pero para 2015 eso cayó a 5 millones 313 mil 317 dólares. La gerente de modalidades flexibles, Gloria Evelyn Hernández, reconoció que la drástica reducción se debió a que el Mined lo invirtió en otros temas prioritarios: una de ellas la formación de docentes y la nivelación salarial   que se aplicó a los 44 mil miembros del magisterio.

“El año pasado hubo otra prioridad que fue la nivelación salarial de los docentes, por lo tanto sí nos vimos afectados en el presupuesto. Hubo un recorte de los subsidios para las implementadoras (que están a cargo de brindar los servicios educativos flexibles) para asignar el 5 % al incremento de docentes”, puntualizó Hernández.

Esa reducción presupuestaria habría conllevado una disminución en los cursos que se ofrecen.

Manuel Molina advirtió que si bien  en algunos lugares la matrícula a reducido al punto de que han tenido que cerrar sedes también es un hecho que en otros lugares hay sobredemanda y se requiere que las implementadoras abran más espacios para atenderlos.

En opinión de la profesora  Julia Éster Alas en lugar de reducir la inversión en estas modalidades se debería de incrementar para cubrir áreas que no se pueden trabajar con los estudiantes, por ejemplo las tecnologías.

La profesora expone que en la mayoría de sedes los colegas no tienen a la mano recursos tecnológicos para desarrollar las clases, y mucho menos para que los alumnos las puedan utilizar como parte del proceso de enseñanza aprendizaje.

“Si el presupuesto lo reacomodan y lo van guiando hacia  ese tipo de materiales cada implementadora debería de comprar sus equipos para dárselos a cada una de las sedes bajo su responsabilidad, para que lo adecuen en las horas de estudio a cada tutor responsable”, opinó. 

Hoy en día los profesores trabajan con herramientas comunes cartelas, pizarras, plumones. Pero de acuerdo a lo previsto por Educación, este año la inversión podría volver a subir y alcanzar los ocho millones 638 mil dólares.

“Para este año estamos a la espera de un fortalecimiento del presupuesto, pero este va más enfocado a la alfabetización y parte de ello también a modalidades flexibles”,Gloria Evelyn Hernández Gerente Modalidades Flexibles
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación