Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Por qué El Salvador votó en contra de Venezuela?

Las interpretaciones van desde las relaciones con Estados Unidos, las inversiones colombianas hasta un manejo diplomático más pragmático

Colombianos han tenido que salir de Venezuela.

Cientos de colombianos cargan sus pertenencias por el río Táchira desde Venezuela hacia el sector La Parada,  en Cúcuta (Colombia). | Foto por Agencia EFE

Cientos de colombianos cargan sus pertenencias por el río Táchira desde Venezuela hacia el sector La Parada,  en Cúcuta (Colombia).

La pregunta es compleja, pero hay algunos indicios que pueden ir arrojando un poco de luz en el asunto: pronto empezará un nuevo año fiscal en Estados Unidos y, por tanto, el Congreso está actualmente discutiendo el nuevo presupuesto en el que está incluido el plan de Alianza para la Prosperidad. Algunos congresistas no quieren erogar los mil millones de dólares que propone el presidente Obama a Centroamérica. Por tanto, no sería descabellado pensar que El Salvador debe dar señales positivas a los congresistas estadounidenses y el apoyar a Colombia lo es; no hay que olvidar que el país sudamericano es un socio clave en Alianza para la Prosperidad.

Otro motivo podría ser la creciente inversión extranjera de colombianos en El Salvador. Algunas de las principales empresas del país (Avianca, BanColombia, etc.) son principalmente socios del país sudamericano. Además, diputados y miembros del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia han viajado a Colombia en meses pasados a buscar capacitaciones y ayudas sobre cómo combatir el crimen y cómo conseguir involucrar a los empresarios en esta lucha, tal como lo hizo el expresidente Álvaro Uribe.

El Salvador por principio y por coherencia debe promover los derechos de los migrantes, dado que miles de connacionales migran a diario hacia Estados Unidos. 

Pero también no se descarta un manejo más pragmático de la política exterior salvadoreña por parte del canciller Hugo Martínez.

Venezuela pierde apoyo

El pasado abril, justo antes de la Cumbre de las Américas, el presidente Barack Obama visitó Jamaica para intentar convencer a los 14 países que forman la Comunidad del Caribe (Caricom) que le retiraran su apoyo a Venezuela.

Obama sabía muy bien que el momento era el propicio. Los países caribeños habían sido totalmente dependientes del petróleo venezolano durante muchos años, pero la crisis económica que cada día se agudiza más en Venezuela hizo que la cantidad de barriles de petróleo que recibían estos países a precios muy bajos se redujera drásticamente. 

Tras darse cuenta de esta crisis, el gobierno estadounidense decidió lanzar la Iniciativa de Seguridad Energética para el Caribe con la idea de reducir la dependencia de estos hacia el petróleo venezolano. La condición para implementar esta ayuda y buscar fondos era simple: los países caribeños no podían seguir apoyando a Nicolás Maduro en los foros y organismos internacionales.

La VII Cumbre de las Américas celebrada en Panamá en abril fue la primera gran muestra de que Venezuela pierde apoyo. Los países caribeños no apoyaron los discursos incendiarios de Maduro, Cuba solo expresó palabras buenas acerca de EE. UU. y Venezuela se quedó más solo que nunca.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación