Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pacientes llegan con la enfermedad avanzada

Realizar el injerto de hueso tiene un costo de unos 14 mil dólares; pero no lo pueden ofrecer a todos los pacientes.

La radiografía muestra el área de donde se retiró el tumor y se colocó el injerto.

La radiografía muestra el área de donde se retiró el tumor y se colocó el injerto.

La radiografía muestra el área de donde se retiró el tumor y se colocó el injerto.

Al año, en el Servicio de Ortopedia del hospital Rosales se detectan de 15 a 20 pacientes con tumores óseos malignos y destructores de los huesos, entre ellos los osteosarcomas y los de células gigantes.

Se trata de una enfermedad que va destruyendo los huesos, lo que ocurre es que el tumor aumenta la proliferación de células que van desgastando el tejido, manifestó Mauricio Ramírez Peña, jefe del Servicio de Ortopedia.

Estos casos, por lo general, se diagnostican cuando las personas se quejan de dolor tras sufrir un golpe o al hacer un mal movimiento en uno de los miembros inferiores.

Pero al tomarles la radiografía, los especialistas ven que existe un tumor y les hacen una biopsia.

A algunos pacientes les ofrecen el injerto de hueso de donante cadáver, que se trae de Estados Unidos o Colombia a un costo de $14 mil, pero no a todos se les puede ofrecer esta alternativa, a la mayoría se le amputa el miembro.

"En muchas ocasiones no hay dinero para gestionarle a todos y en otras, no todos están preparados para poderle ofrecer el tratamiento, porque los tumores son muy grandes, ya invadieron otras estructuras y no se puede hacer", dijo Ramírez Peña.

Añadió que a los pacientes a los que no se les puede hacer el injerto porque el tumor crece demasiado y afecta otras estructuras, como venas y arterias, el camino lamentablemente es la amputación de la pierna.

Ramírez Peña expresó que en muchos de los casos, cuando los afectados llegan al servicio, ya tienen avanzado el tumor y ha dañado otros órganos del cuerpo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación