Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las lecciones que el refrigerio lleva a las aulas

En Ojos de agua, la directora no sabía que a bachillerato se le da el refrigerio

Cada centro escolar del país enfrenta una serie de retos para poder desarrollar el programa del refrigerio escolar. El anhelo de los docentes que sí se han apropiado del programa es poder recibir más apoyo de las autoridades para mejorarlo.

Las limitantes y los retos del refrigerio escolar

Cada centro escolar del país enfrente una serie de retos para desarrollar el programa del refrigerio escolar. Profesionales dan sus observaciones y sugerencias para fortalezerlo.

En el Centro Escolar Ojos de Agua, en Chalatenango, el bachillerato es distancia. Ahí cerca de 100 alumnos llegan a clases los sábados y durante la semana hacen sus tareas.

Sin embargo, ellos no reciben el refrigerio escolar porque la directora de la institución  dice que no sabe si ellos también se les tiene que dar.

“Nosotros damos el refrigerio escolar a los niños de 1° a 9° grados; pero los de bachillerato (a distancia) no, ellos vienen solo los sábados; pero la verdad no sabía”, dijo la directora.

Agregó que para el próximo año esperaría entregarlo y generar la logística de la preparación de alimentos para estos alumnos, sobre todo, porque se tiene que coordinar con los padres de familia o encargados para saber si están dispuestos a colaborar. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación