Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La nutrición es clave para un buen aprendizaje

Especialista expone que un niño que no está bien nutrido no puede rendir en los estudios

Una alimentación nutritiva es determinante para el rendimiento académico de los niños.

 Una alimentación nutritiva es determinante para el rendimiento académico de los niños. | Foto por Archivo

Una alimentación nutritiva es determinante para el rendimiento académico de los niños.

Una legislación sobre los cafetines parece oportuna considerando los problemas de nutrición que hay en la población infantil.

La nutricionista Tatiana Rivera explica que el buen estado nutricional de un niño es clave para poder tener buenos resultados en su aprendizaje. 

“Tenemos que tomar en cuenta que la alimentación es la energía para el cerebro. Si un niño no está bien nutrido no puede rendir o no puede concentrarse de igual forma”, asegura.

Rivera explicó que en un menú adecuado se tendría que tomar en cuenta los diferentes grupos de alimento cuando se pueda; tener proteínas de alta calidad, granos enteros como frijoles, arroz, cereales, maíz, tener también grasas saludables, frutas y vegetales.

Por otra parte la especialista advierte que se debe tener cuidado con los alimentos procesados. “La mayoría de alimentos muy procesados tienden a tener bastante azúcar y bastante grasa. Entonces (hay que controlar) también eso para no tener síndromes metabólicos como la diabetes y evitar la obesidad.

Sobre los problemas de nutrición Tatiana Rivera sostiene que muchas veces nos enfocamos en ver a los niños que tal ves tienen una baja talla, bajo peso, pero el como se ven físicamente no es el único indicador que se debe tomar en cuenta.

“Un niño puede estar mal nutrido y verse relativamente normal, por así decirlo, con una talla de acuerdo a su edad y estatura, pero puede haber muchas deficiencias o problemas a nivel de colesterol, triglicéridos, azúcar”, advierte. La nutricionista explicó que cada vez hay más incidencia de niños diabéticos tipo dos, cuando antes era  una enfermedad que se desarrollaba más que todo en adultos y no en niños de cuatro años. 

“Eso quiere decir que las elecciones de alimentos no son las más completas, no son los más balanceados, no son los más nutritivos”, manifestó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación