Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Náufrago salvadoreño viajará a México

José Salvador Alvarenga le había prometido al pescador mexicano Ezequiel Córdova, quien falleció a los cuatro meses de haber zarpado, que se reuniría con su familia, dijo su abogado

José Salvador Alvarenga, el náufrago salvadoreño, junto a su familia. Foto/ Archivo

José Salvador Alvarenga, el náufrago salvadoreño, junto a su familia. Foto/ Archivo

José Salvador Alvarenga, el náufrago salvadoreño, junto a su familia. Foto/ Archivo

José Salvador Alvarenga, el náufrago salvadoreño que dice haber pasado más de un año a la deriva en el Océano Pacífico y que tuvo un recibimiento de héroe al regresar a su país, viajará a México a cumplir una promesa que le hizo a su amigo que no sobrevivió la travesía.

Alvarenga le había prometido al pescador mexicano Ezequiel Córdova, quien falleció a los cuatro meses de haber zarpado, que se reuniría con su familia, dijo el abogado del salvadoreño.

La familia de Córdova había manifestado a medios internacionales que buscaban respuestas del caso.

Alvarenga y Córdova "hicieron un pacto, que el que sobreviviera iría donde la familia del otro a contarles lo que pasó", dijo el jueves a la AP el abogado, Benedicto Perlea.

"Salvador aún no se recupera, tiene problemas para caminar y se está recuperando de una bacteria que le encontraron (por comer pescado crudo), pero él dice que tiene que cumplir la promesa que le hizo a su amigo", agregó.

"Dice que lo sueña todos los días, dice que cuando está dormido ve que su amigo le dice que tiene que ir a contarle a su familia", dijo el abogado que ya está tramitando las visas en la embajada de México en San Salvador.

Señaló que ya les han prometido las visas para él y Salvador, pero éste quiere que lo acompañen sus padres, José Ricardo Orellana y María Julia Alvarenga.

Alvarenga, de 37 años, y Córdova se hicieron a la mar en una pequeña lancha a finales de 2012, en las costas del estado sureño de Chiapas, México y nada se supo de ellos hasta que el salvadoreño apareció en las Islas Marshall, donde recibió atención médica para luego viajar a su natal El Salvador.

Según Alvarenga Córdova tenía 22 años cuando se embarcaron en México, pero "murió a los cuatro meses" de haber zarpado. Dice que se alimentó de pescado, tortugas y pájaros, que bebió la sangre de las tortugas, se comió los ojos de los pájaros y bebió sus excreciones.

Córdova "murió de hambre y sed" porque se negó a comer y beber a lo que él mismo echó mano para sobrevivir, según el salvadoreño.

El caso de Alvarenga atrajo la atención de todo el mundo y cientos de periodistas llegaron al país, ávidos de conocer en detalle una odisea que muchos consideran un cuento chino: un hombre que atraviesa 10,500 kilómetros (6,500 millas) en el Océano Pacífico en un pequeño bote entre México y las Islas Marshall.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación