Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Medicina Legal y Salud se enfrentan por caso Beatriz

Director de IML dijo que "han estado manipulando" a Beatriz y recalcó que su informe es técnico y no político

Beatriz, de 22 años, y 23 semanas de gestación, está ingresada en el hospital nacional de Maternidad. Foto EDH /archivo

Beatriz, de 22 años, y 23 semanas de gestación, está ingresada en el hospital nacional de Maternidad. Foto EDH /archivo

Beatriz, de 22 años, y 23 semanas de gestación, está ingresada en el hospital nacional de Maternidad. Foto EDH /archivo

El dictamen del Instituto de Medicina Legal que recomienda que continúe el embarazo de Beatriz fue hecho por "un equipo multidisciplinario sin sesgo político, ni religioso".

Esa fue la respuesta del Director de Medicina Legal, José Miguel Fortín, a los señalamientos de la ministra de Salud, Isabel Rodríguez, quien ha dicho que el informe fue emitido por personas "que yo no considero que tengan la capacidad, que no es el organismo indicado para hacerlo".

"Se ha vendido a la población algo que no es verdad", consideró Fortín por su parte. El informe de IML determina que "no hay una razón médica para suspender el embarazo".

El choque entre los forenses y el Ministerio de Salud atizó la polémica alrededor de la petición presentada por dos abogados para que se permita que Beatriz aborte porque, según ellos, su vida corre peligro y su bebé no tiene cerebro.

En una entrevista matutina en Canal 12, Fortín explicó que además de los médicos ginecólogos, sicólogos y siquiatras de IML, para emitir el dictamen se pidió la colaboración del Colegio Médico, el cual es una institución reconocida a nivel internacional. Además se invitó al presidente y un experto de las asociaciones de Reumatología, Bioética, Nefrología y la de Dermatología, pero en este último caso decidieron no asistir. Al mismo tiempo, revisaron expedientes médicos de la paciente del Rosales y Maternidad, así como literatura internacional.

El director de IML añadió que la conclusión a la que llegó la mesa médica fue "unánime", incluso pese a que entre los participantes estaba un profesional que también había firmado en el documento del hospital de Maternidad en que se recomendaba el aborto.

Pero la ministra Rodríguez reiteró ayer su postura en cuanto al informe y dijo: "Le pediría a todas aquellas personas que no tienen la experticia y están cargados de expresión ideológica, cómo podemos nosotros en un determinado momento creer en un dictamen en el cual han participado personas que ya previamente se habían manifestado con una posición en contra de que se detuviera ese proceso (embarazo)".

Cuando el caso de Beatriz salió a luz públicamente, la Asociación de Bioética recomendó un parto inducido y no un aborto.

En la solicitud que abogados presentaron en nombre de Beatriz, se exponía que ella estaba en un riesgo inminente de muerte; pero de acuerdo con la conclusión a la que llegó la mesa médica que organizó el IML se determinó que el lupus que padece ella no está activo, "lo cual no significa que no se va a activar", advirtió Fortín.

También expuso que el problema de hipertensión arterial que padece a partir de su primer embarazo se encuentra clínicamente controlado y estableció que hasta ahora "no existe evidencia clínica de una insuficiencia renal" que ponga en peligro la vida de la paciente.

Incluso, Fortín señaló que el Ministerio de Salud no se auxilió de perinatólogos para emitir sus informes.

Pero Roberto Sánchez Ochoa, director del hospital nacional de Maternidad, en donde está ingresada la paciente, opinó ayer que "hay una serie de gente también que ha manifestado que la paciente no tiene problema renal, pero nuestro nefrólogo vio a nuestra paciente".

Ante las declaraciones que buscan desestimar el informe del IML, Fortín responde: "Medicina Legal no es un ente político. Nos somos políticos, sino técnicos. Cuando esto no le gusta a alguien, inmediatamente somos los malos".

El funcionario de Medicina Legal, quien es siquiatra de profesión, también reveló en la entrevista televisiva que la paciente está sometida a una presión, ya que se le ha dicho que "está sometida al riesgo de morir si no se decide ha sacar el niño, (pero) no se le ha informado respecto a alternativas a este procedimiento".

Añadió que "esto es sumamente peligroso porque se ha estado manipulando a la muchacha desde el principio y se están diciendo cosas que no son verdad y que Medicina Legal no puede acompañar".

La situación de Beatriz y la petición de aborto comenzaron a conocerse públicamente a mediados de abril, a través de la Agrupación Ciudadana por la despenalización del Aborto, que pedía, frente a la CSJ, con carteles en mano, que avalaran la petición de "interrumpir el embarazo".

El 15 de abril de este año, la ministra de Salud envió una carta al presidente de la Corte suprema de Justicia, José Salomón Padilla, en la que le hace referencia al amparo interpuesto por abogados que representan a Beatriz, de 22 años, quien tenía a esa fecha 18 semanas de embarazo y un feto con anencefalia (sin cerebro).

En la misiva, le expone que la paciente tiene lupus lo cual "se cataloga como una enfermedad materna grave con alta probabilidad de deterioro o muerte materna"; además le remite el análisis técnico del caso hecho por el equipo médico de hospital de Maternidad. También se incluye en el texto que la condición de la mujer se deteriora con la progresión del embarazo. Este estudio es donde se recomienda el aborto.

Pero Medicina Legal, en su informe para al CSJ, cita un metaanálisis internacional que expone que el padecimiento de lupus eritematoso sistémico en el embarazo presenta baja mortalidad (1 %).

En el punto de que la paciente no se va a curar del lupus, el cual padece desde los 18 años, concuerdan Fortín y el director de Maternidad.

Sin embargo, este último expone: "Cuando ella vino era una paciente con lupus descontrolado (...), la hemos estabilizado de su enfermedad. Ahorita está estable la paciente, a futuro no sabemos que va a pasar. Lo más probable es que se complique. La experiencia nos dice que la vez anterior (primer embarazo de Beatriz) presentó entre las 26 y 28 semanas un desbalance de su enfermedad por lo que hubo necesidad de intervenir con un bebé prematuro"; el cual está vivo.

La feminista Ima Guirola, representante de Cemujer, lamentó ayer durante la entrevista matutina de Canal 12 que las autoridades de Salud no hayan sentado una "posición clara y transparente" en torno al acaso y opinó que "el Estado salvadoreño no está preparado para asumir este tipo de casos y otros más".

"El Salvador no está preparado, tanto así que llevamos 10 semanas que el Estado salvadoreño no da respuesta", dijo.

Pero Medicina Legal es enfática: "No es cierto lo que le han dicho (a Beatriz), no es cierto que esté en riesgo inminente, no es cierto que vaya a mejorar si se le saca al niño y no es cierto que El Salvador es un estado talibán", dijo Fortín en televisión.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación