Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Madre de niño con hemofilia: "Hoy que le quitaron la profilaxis (...) ni a la escuela puede ir"

Érick prácticamente tiene prohibido jugar pelota y correr; dos prácticas comunes entre los niños de 10 años de edad

Érick fue diagnosticado con hemofilia cuando apenas tenía 7 meses de nacido. Foto EDH / rené quintanilla

Érick fue diagnosticado con hemofilia cuando apenas tenía 7 meses de nacido. Foto EDH / rené quintanilla

Érick fue diagnosticado con hemofilia cuando apenas tenía 7 meses de nacido. Foto EDH / rené quintanilla

Al menos cuatro veces al día, Érick, un niño de 4 años con hemofilia, se frota hielo en las rodillas, tobillos y codos. Así reduce la inflamación causada por las hemorragias internas.

Esa es su rutina desde hace un año y medio aproximadamente, cuando suspendieron el tratamiento que previene los sangrados internos en el hospital Bloom.

Él fue diagnosticado con la enfermedad a los 7 meses de edad y desde entonces está en tratamiento en el Bloom.

Debido a su condición fue seleccionado para formar parte del Programa de Profilaxis que duró dos años.

Sonia Chinchilla, madre de Érick, recuerda que en ese lapso su hijo estuvo bien y pocas veces tuvo que hospitalizarlo.

"Ingresaba tal vez por la sacada de un diente o una muela; pero pasaba de ocho a diez meses sin ingresar. Hoy que le quitaron la profilaxis le ha afectado bastante, ni a la escuela ha podido ir", comentó Chinchilla.

Érick cursó hasta el segundo grado: dejó de ir a la escuela porque constantemente debe ser hospitalizado.

Érick prácticamente tiene prohibido correr y jugar pelota, aunque a veces lo hace a escondidas; pues un golpe le puede causar una hemorragia.

"Quisiera jugar pelota, pero por la enfermedad no puedo. Trato de no golpearme, no jugar pelota y no correr", comentó el niño mientras descansa en una silla.

Su pasatiempo es ver televisión y ayudarle a su hermana con el oficio de la casa.

"Sí nos ha costado con él, porque él se limita de hacer muchas cosas que los otros niños hacen, no puede jugar como los otros niños; es difícil para él y nosotros el tener que estarle diciendo 'no hagas esto', 'esto te hace daño', aunque sabemos que es por su bien", añadió Sonia. La madre de Érick dice que a ella y a todas las madres les ha afectado bastante la suspensión del programa de profilaxis.

"Él no ha podido ir a la escuela porque él es severo, con un poquito que camine se le hacen los sangrados en las rodillas y los tobillos, cuando estaba en profilaxis todo eso le ayudaba", expresó Chinchilla.

Sonia piensa que el Ministerio de Salud debería de proveerles los medicamentos a los niños con hemofilia, dado lo delicado de la enfermedad.

"Sería bien importante que el Ministerio de Salud tomara en cuenta a estos niños, el ministerio como que no les pone mucha importancia", acotó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación