Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Joven interno busca a su familia, de la cual fue separado

Ya no está a disposición de un juzgado especializado debido a que es mayor de edad. Está cursando un bachillerato en Salud

El expediente de las autoridades consigna que el joven nació el 2 de abril de 1995; además estuvo en proceso de adopción, pero no se concretó. Foto edh / CRISTIAN DÍAZ

El expediente de las autoridades consigna que el joven nació el 2 de abril de 1995; además estuvo en proceso de adopción, pero no se concretó. Foto edh...

El expediente de las autoridades consigna que el joven nació el 2 de abril de 1995; además estuvo en proceso de adopción, pero no se concretó. Foto edh / CRISTIAN DÍAZ

SANTA ANA. Uno de los beneficiados del Hogar de Niños Amor y Esperanza, de la Fundación La Sagrada Familia, es Adán Alberto Alvarado Ábrego, quien recientemente llegó a la mayoría de edad.

El joven fue llevado a este lugar cuando apenas tenía diez años, y tras haber pasado por varios centros de internamiento en Ahuachapán y Santa Ana.

Sin embargo, desde los 4 años fue separado de su madre y de una hermana, está última, aparentemente, es cerca de dos años y medio menor que el joven.

Desde entonces no sabe nade de su familia, por lo que el deseo desde que comenzó a tener uso de razón fue obtener información de ellos.

Hasta la fecha los esfuerzos han sido en vano, a pesar de que las autoridades del Hogar han buscado en sitios de donde supuestamente era la familia. El Juzgado Especializado de Niñez y Adolescencia de Santa Ana, donde llevaban su caso hasta antes de que cumpliera los 18 años, también realizó esfuerzos.

Adán apenas recuerda unas cosas de su infancia, y lamentó no tener presente el rostro de su madre, de quien desea saber su paradero.

De acuerdo al expediente del Hogar, el joven fue localizado el 16 de abril de 1999 por el entonces Instituto Salvadoreño de Protección al Menor (ISPM) tras un aviso de "vecinos del barrio El Ángel, cerca del basurero de Nejapa".

Adán relató que lo único que recuerda es que cuando la institución llegó junto a policías a sustraerlo de su madre, ella se quedó llorando.

Reconoció que vivían en una casa de cartón en el basurero. Ahí buscaban qué comer.

Pero dijo que no siempre vivieron ahí. Expresó que antes lo hacían en una casa de concreto que se quemó.

"Eso es lo poco que conozco de mi historia. De mis padres no sé nada porque me separaron. Pienso que lo hicieron porque no tenían los recursos que se necesitan para un niño. No teníamos una vivienda digna, ni alimentación y vestuario", dijo Adán, quien tampoco recuerda nada de su hermana.

La madre del joven se llama María Isabel, quien ahora tendría 38 años.

Mientras que el nombre de la hermana es Rosa Isabel.

El expediente consigna que tiene una tía de nombre Daisy que residía en la colonia Buenos Aires, de Armenia, Sonsonate.

Sin embargo, en 2011 la fundación recorrió ese municipio en busca de la madre, sin poder localizarla.

"Yo me siento muy feliz en el Hogar; pero quisiera conocer a mi familia. De mi mamá recuerdo que era cariñosa conmigo; de mi padrastro, que me pasaba pegando", contó Adán.

Cuando fue localizado, lo llevaron al Hogar de Niños Doctor Gustavo Magaña, de Ahuachapán.

Luego, dijo que fue trasladado al Centro Integral de Protección Infantil, dependencia del ISPM.

A los 6 años fue llevado a Nuestros Pequeños Hermanos, en Santa Ana, donde permaneció hasta los 10 años.

Desde entonces ha pasado en el Hogar de Niños Amor y Esperanza. A pesar de que este cerrará, le han ofrecido siempre el apoyo.

Para cualquier información puede llamar al número telefónico 2449-0818.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación