Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

" El FMLN aspira a tener el control de la vida de los ciudadanos"

Facundo Guardado no titubea ni un instante para afirmar que el FMLN, el partido al que dirigió y con el que compartió sus ideales durante la guerra, no es el mismo.

"El FMLN a lo que aspira es a tener control completo de la vida de los ciudadanos por el poder", asevera Guardado.

A esa conclusión ha llegado, dice, después de observar cómo el FMLN tiene por "modelos" de gobierno a los "regímenes autoritarios que ignoran a la mayoría" de un país.

Considera que esa finalidad es peligrosa para un Estado en el que la democracia apenas se va construyendo y tiene muchos pesos en su contra. En el caso de El Salvador, afirma Guardado, las acciones que el FMLN impulsa ponen en riesgo la "institucionalidad" del país.

Dirigentes del FMLN como José Luis Merino, Norma Guevara, Orestes Ortez, así como el propio candidato a la presidencia para las elecciones de 2014 y vicepresidente del país, Salvador Sánchez Cerén, manifiestan reiteradamente en sus eventos públicos que gobiernos como el de Venezuela, dirigido por Nicolás Maduro, y Cuba son sus referentes políticos.

Los dirigentes efemelenistas alaban que en esos países se implementan programas sociales que benefician a los más pobres, a través de la inversión que proviene de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) y Petrocaribe, ambos heredados de Hugo Chávez.

Pero según Guardado, estas políticas de Estado no ayudan a reducir la pobreza en los países en desarrollo como El Salvador y la mayoría de Centroamérica.

Es más, critica al actual gobierno del presidente Mauricio Funes de que, en su afán, dice, de querer ganar la simpatía de los más desposeídos económicamente, ha fallado en su propósito de sacar de la pobreza a la mayoría de los salvadoreños.

"En cinco años, las políticas se limitaron al asistencialismo. Eso es mantener a los ricos-ricos y a los pobres-pobres", cuestionó Guardado.

Según el también analista, estos mecanismos impulsados por el gobierno no funcionan para mejorar la situación económica de la población.

Señala por ejemplo que en Nicaragua, un país dirigido por Daniel Ortega y que también recibe ayuda del Alba, la reducción de la pobreza no existe, sino que el contrario, dice que es un país en donde la sociedad está tan polarizada que no hay clase media, solamente "ricos y pobres".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación