Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Farmacia de Metro ISSS saturada debido a cierre de otras oficinas

Lentitud. Algunos derechohabientes no lograron sacar su medicamento debido a la larga espera para hacer el trámite. El cierre de oficinas inició el 19 de diciembre y finaliza el 3 de enero.

Luego de hacer la extensa fila los pacientes tenían que esperar a ser llamados por la encargada de despacho

Luego de hacer la extensa fila los pacientes tenían que esperar a ser llamados por la encargada de despacho

Luego de hacer la extensa fila los pacientes tenían que esperar a ser llamados por la encargada de despacho

Hasta por cuatro horas esperaron decenas de personas, hoy para poder retirar su medicamento de la farmacia del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) ubicada dentro de un centro comercial.

Hacer la fila que avanzaba a paso lento fue la única opción que tuvieron los usuarios debido a que la mayoría de las clínicas y hospitales del Seguro Social se encuentran cerradas por las vacaciones navideñas, a partir del viernes 19 de diciembre hasta el 3 de enero de 2016.

Ramón Rodas se encontró la sorpresa de la larga fila en la farmacia de Metrogalerías. El hombre se había movilizado desde el departamento de Santa Ana hacía las clínicas del municipio de Lourdes, Santa Tecla; y del Hospital de Especialidades, en San Salvador, pero en todas las sedes las farmacias estaban cerradas.

“No hay nadie que informe, sino que lo que tienen son rótulos donde dicen que está cerrado, nada más”, dijo el usuario del ISSS.

Rodas llegó a traer su tratamiento de Enalapril para el corazón y otros medicamentos, y no contaba con esa larga espera;él aseguró que la entidad de salud tuvo que haber informado sobre el cierre temprano de las clínicas.

“Yo pienso que es una irresponsabilidad como derechohabiente (...) el trato no es adecuado a nosotros como pacientes”, añadió.

Dentro de la larga fila que se extendía y se encogía dentro del centro comercial se encontraba María Antonia Cortez, quien padece de espolón;ella llegó hacer fila desde las 8:00 de la mañana, y se retiró del lugar a las 10:50.

“De rogar a la mujer (vigilante) y no me quería pasar, sino hubiera sido por otras señoras que fueron hablar por mí todavía estuviera ahí, ... no quería dejarme entrar”, comentó Cortez.; quien de las tres recetas que llevaba solo le dieron su dosis de Iruxol, que es un cicatrizante, y de Diclofenaco para desinflamar y sirve como analgésico.

“Me quedaron debiendo el Acetaminofén con Codeína”, agregó.

Los usuarios además de hacer la cola que comenzaba desde el portón del centro comercial, y que llegaba a la puerta de la oficina de farmacia del ISSS, debían esperar un aproximado de 20 minutos para que los llamarán a una de las 11 ventanillas habilitadas.

La incomodidad de los pacientes se reflejaba en sus rostros, sobre todo en los que se encontraban haciendo fila bajo el sol en las afueras del centro comercial.

Uno de los primeros en llegar fue José Roberto García quien desde Ahuachapán llegó a las 7:30 a la farmacia Metro ISSS para sacarle medicamento a su esposa . Su meta era llegar a su trabajo a las 8:30 previendo una hora de retraso, por el tráfico. Sin embargo, salió de la extensa espera hasta las 10:30.

“Desde allá de Especialidades me mandaron hasta acá porque está cerrado por las vacaciones (...) es la única que me dijeron que estaba funcionando”, dijo.

Romeo López, quien tiene una fractura en la cadera, llegó antes de las 8:00 de la mañana a sacar su medicamento, pero decidió volver a las 11:00 para no sentir molestias.

“Me encontré una fila desde aquí de la calle para allá, y dije ya va a estar vacío. Siempre vengo aquí pero nunca he encontrado esta fila, es tremendo (...) pido más farmacias”, comentó.

La gran fila y la demora para esperar en ser atendido en una de las ventanillas de despacho de la farmacia del Metro ISSS puso a hacer cuentas a López a quien ayer se le terminó su medicamento para tratar la hipertensión. La falta de sus fármacos puso a sumar los costos a pagar en una farmacia de la red privada. Por su caja de 30 pastillas de Lozartan que vale $17, y el bote de 30 pastillas de Adalat que cuesta en las privadas un aproximado de $30. Ambas son utilizadas para la hipertensión.

Otros derechohabientes que llegaban cerca de la hora de almuerzo se animaban a emprender la espera en la acera del centro comercial, pero a los minutos sus ánimos bajaban y decidían retirarse molestos y sin medicamentos.

Traslado de farmacia

Durante las últimas semanas la aglomeración de usuarios dentro de la farmacia de Metrogalerías ha incrementado, pero no a los niveles en los que se encontraba ayer debido a las vacaciones de fin de año. La causa, que señalan algunos derechohabientes como Nelson Peña es que desde que cerraron una farmacia del ISSS que se localizaba en Metrocentro aumentó la demanda de los usuarios en el otro centro comercial.

“Antes estaba una (farmacia) aquí, y otra en Metrocentro y no se llenaba tanto”, comentó.

El cambio que tendría la ubicación de las farmacias de la zona fue explicado la semana pasada durante el informe anual de la entidad por el director del ISSS, Ricardo Cea. Según expuso el traslado se llevaría a cabo para no dejar en desuso locales que tenían que alquilar dentro del centro comercial Metrogalerías.

“Para esta administración (...) Lo más importante es dar una oportuna atención con calidad y calidez (...) Se reestructuró para trabajar en metrogalerías donde nosotros como seguro social tenemos 12 locales. Y se amplió para hacer una moderna farmacia general que viene a unir la farmacia que estaba en Metro Sur con la farmacia que estaba metrogalerías”, declaró. De hecho, dijo que para aprovechar los locales que tienen como ISSS dentro del centro comercial, también trasladaron el centro general para que se distribuyan los medicamentos a domicilio.

Se solicitó a la oficina de Comunicaciones del Seguro Social su posición sobre la demora a la que se tuvieron que someter los pacientes. Sin embargo, hasta la tarde de ayer, El Diario de Hoy no obtuvo respuesta.

“Muchos de los que estamos acá es porque no sabíamos donde íbamos a retirar la medicina (...) Es una irresponsabilidad”,     Ramón Rodas Derechohabiente del ISSS
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación