Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Este año el Bloom ha atendido 27 infantes baleados

En lo que va del año, el Hospital Benjamín Bloom reporta un aumento de las atenciones por heridas de arma de fuego.

Dos casos se han confirmado por prueba de laboratorio

Afectados con leptospirosis fueron atendidos en el Bloom | Foto por Archivo

Afectados con leptospirosis fueron atendidos en el Bloom

Los  casos de niños heridos en tiroteos, fuegos cruzados o por balas perdidas siguen llegando al Hospital Benjamín Bloom. Hasta el 12 de septiembre el sanatorio  atendió a 27  infantes baleados. Para el mismo período del año pasado el registro fue de 22 casos. 

Las atenciones de heridos por arma de fuego han aumentado considerablemente en el hospital , dijo el director, Hugo Salgado. Añadió que hay un aumento del 19% y la mayoría de las víctimas han sido  del sexo masculino. 

El aumento de casos ha sido progresivo durante todo el año. Para el 11 de agosto el hospital ya reportaba 23 casos, y el aumento se reflejaba al compararlo con el 2013 cuando los casos atendidos fueron 11. En 2014 hubo 19 baleados. 

Desde entonces, el Bloom ha atendido cuatro casos más. Aunque ayer Salgado no tenía los detalles de los últimos casos atendidos, dijo que por el momento no había pacientes ingresados por esa causa. 

Además aseguró que no se han reportado más muertes. 

A inicios del año se confirmó la muerte de un niño que llegó herido de gravedad y falleció al poco tiempo de haber sido atendido. 

En los años anteriores no se había registrado muertes por heridas de bala. 

El último caso más grave que ha atendido el Bloom fue el de un niño de cinco años, que recibió un disparo en la cabeza. Su pronóstico se mantuvo reservado durante varios días y estuvo muy delicado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). 

Actualmente el niño ya fue dado de alta y se recupera satisfactoriamente. Tanto para su familia como para los médicos que lo atendieron, su recuperación ha sido considerada un milagro. 

El pequeño fue lesionado mientras jugaba cerca de su casa en la comunidad La Isla, el disparo lo recibió del arma de un militar, quien fue detenido posteriormente. 

Los detalles de las circunstancias en las que se dio el hecho no han sido completamente esclarecidos por las autoridades. 

El caso ocurrió pocos días después de que otro niño de seis años fuera alcanzado por las balas disparadas durante un enfrentamiento entre agentes de la PNC y supuestos pandilleros.

Salgado dijo que esperan que la tendencia disminuya.  

“Como director del hospital de niños tal vez un mensaje para toda la población, que  cuiden a nuestros niños porque la mayoría han sido heridos en fuego cruzado cuando han atacado a alguien, a una familia, a un lugar y el niño ha quedado en medio de la balacera”, expuso Salgado. 

El médico dijo que, además de los daños físicos, los niños padecen secuelas psicológicas que requieren terapias largas.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación