Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Desorden administrativo en los últimos meses de gestión de edil Flores

El actual concejo municipal aseguró que cuando tomaron posesión de la alcaldía encontraron un desorden administrativo y que aún no han podido ponerse al día en la contabilidad.

El actual concejo municipal aseguró que cuando tomaron posesión de la alcaldía encontraron un desorden administrativo y que aún no han podido ponerse al día en la contabilidad.

El actual concejo municipal aseguró que cuando tomaron posesión de la alcaldía encontraron un desorden administrativo y que aún no han podido ponerse al día en la contabilidad.

Manuel de Jesús Flores, el ex alcalde de Quezaltepeque, terminó su tercer período el 30 de abril de 2012; no sin antes que la Corte de Cuentas le auditara los tres últimos años de gestión donde le señala una serie de hallazgos que reflejan un desorden administrativo en el manejo de la alcaldía.

El exalcalde asegura que los hallazgos que le achaca el ente contralor "son normales en toda alcaldía", y en todo caso él, junto a su concejo, desvanecerán los señalamientos cuando lo citen para que presente las pruebas.

De hecho, Flores no acepta todas las observaciones que le ha hecho la Corte de Cuentas y desde ya señala que apelará.

Recurrir a este mecanismo legal que le confiere la ley indica que estas auditorías llegaran a alguna de las Cámaras del ente contralor, por lo que se vislumbra un largo proceso administrativo.

Existen varios informes de auditoría, uno de ellos es el realizado a los ingresos, egresos, y proyectos de la municipalidad en el período del 1 de enero al 30 de abril de 2012, es decir, los últimos cuatros meses de gestión del exalcalde Manuel de Jesús Flores.

Solo en esos últimos cuatro meses de gestión el ente contralor le hizo diez hallazgos relacionados a la administración municipal.

Entre ellos se encuentra la utilización indebida de fondos Fodes por un monto de $85,805.

De acuerdo al estudio que hizo la Corte, de ese monto el concejo utilizó $48,600 para el pago de dietas de los meses enero a abril de 2012; además, de salarios.

El concejo acordó trasladar de la cuenta bancaria del Fodes $14,205 hacia la cuenta de "fondos propios" de la alcaldía, los cuales no fueron integrados a la cuenta de origen.

Esos $14,205 fueron utilizados para préstamo por suministro de combustible, para la promoción y organización de los festejos patronales, y para liquidar facturas en concepto de telefonía.

En la promoción de los festejos patronales se destinaron $31,500 dólares que no volvieron a la cuenta de origen, es decir, a la del Fodes.

Otro de los hallazgos es la comprobación que hizo el ente contralor, de fondos no liquidados en la tesorería municipal por $11,927 que la misma tesorería emitió a favor de algunos empleados para que gestionaran la compra de bienes y servicios.

Señalaron al exalcalde Flores que se le asignaron gastos de representación que no estaban regulados por la ley por un monto de $4 mil dólares.

"Lo que se cuestiona es el hecho de no haber otorgado retribuciones no reguladas en las Disposiciones Generales del Presupuesto Municipal", comentaron los auditores.

Alcalde perdió equipo

Un quinto hallazgo que hizo la Corte de Cuentas es que el alcalde extravió una computadora portátil valorada en $1,464. La pérdida del equipo ocurrió cuando Manuel de Jesús Flores la llevó a un viaje que realizó en el extranjero sin la autorización y omitió el trámite establecido para ello.

También establecieron, en el hallazgo 6, un fraccionamiento en la compra de combustible por la cantidad de $65,873 por la modalidad de libre gestión. Con ello se excedieron el límite de $35,873 establecidos para comprar a través de esa modalidad.

Los comentarios de los auditores al anterior concejo fue que, por el monto con el que compraron el combustible, debieron efectuar un proceso de licitación.

Otras inconsistencias

En los últimos cuatro meses de gestión auditados al exconcejo de Quezaltepeque, se hallan además inconsistencias contables relacionadas con los ingresos de gestión.

Las inconsistencias que encontraron los auditores alcanzan un monto de 1 millón 147 468 de dólares.

El hallazgo número diez que detectaron los auditores fue que faltó la aprobación para la ejecución un proyecto de mantenimiento de calles rurales en 2012 por un valor de $7,362, el cual no fue aprobado por el concejo municipal de Quezaltepeque.

Cuestionan compras

Otro de los informes de auditoría que le hicieron a la administración del exalcalde Flores fue un examen especial a los procesos de compra por libre gestión que desarrolló la municipalidad en el período del 1 de enero de 2011 al 31 de diciembre de 2012, es decir, en los últimos dos años de su gobierno local.

En el hallazgo número 1, la Corte de Cuentas comprobó que no se realizó el proceso de licitación pública para la construcción de dos pozos de abastecimiento de agua potable y los adjudicó por libre gestión por un monto de $70,650.

Sobre la adjudicación, el concejo municipal, el alcalde, ni la jefa de la Unidad de Adquisiciones y Contrataciones (UACI) presentaron comentarios; por lo tanto, la observación señalada se mantiene.

En un segundo hallazgo, se comprobó que para la construcción de esos dos pozos de agua, la municipalidad pagó un monto mayor del que había sido adjudicado.

La oferta que presentó la empresa fue de $34,600, monto que fue aprobado en el acuerdo de adjudicación; sin embargo, al final cancelaron $35,482, es decir, erogaron $881.40 de más.

En la auditoría, los auditores señalaron que con ello se afectó el patrimonio municipal.

Otro de los señalamientos que se hicieron en ese examen especial, es que la comuna utilizó los fondos del proyecto de construcción de esos dos pozos de agua, construidos en el complejo deportivo Francisco Aguilar y en la terminal de buses, para otros fines institucionales.

En un cuarto hallazgo se determinó que la municipalidad pagó de más en el suministro de materiales y equipo de bombeo de los dos pozos. El pago fue de $18,740.

La municipalidad pagó esa cantidad para la instalación de la tubería, cuando la misma ya había sido ubicada.

El último hallazgo que la Corte de Cuentas hizo a ese proyecto de construcción de los dos pozos fue que la inversión que se realizó no cumplió con los objetivos para los que fue creado, ya que no fueron equipados con los implementos necesarios para su debido funcionamiento.

La inversión que el concejo municipal hizo en esa obra fue de $35,000.

El ente contralor recomendó al concejo municipal que realizara las gestiones legales en las instancias correspondientes para poder recuperar los $18,740 que fueron cancelados de más a la empresa Multiservicios Navarro en concepto de equipamiento del pozo que se construiría en la terminal de buses de Quezaltepeque.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación