Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Critican el diseño y la eficacia del Sitramss

Extitulares de Transporte aseguran que no es un sistema integrado, sino una línea de buses

Tras la construcción de la infraestructura del Sitramss se generan más congestiones viales. Foto EDH / René Quintanilla.

Tras la construcción de la infraestructura del Sitramss se generan más congestiones viales. Foto EDH / René Quintanilla.

Tras la construcción de la infraestructura del Sitramss se generan más congestiones viales. Foto EDH / René Quintanilla.

¿Qué tan acertado es el Sitramss? Según la opinión de tres exviceministros de Transporte, Rafael Ángel Alfaro, Julio Valdivieso y Mauricio Chavarría, el proyecto que el gobierno ha vendido a la población como un Sistema Integrado de Transporte para el Área Metropolitana de San Salvador, en realidad, no lo es.

Según explicaron ayer, durante la entrevista Frente a Frente de la Telecorporación Salvadoreña, el Sitramss se limita a ser una nueva línea de buses que correrá sobre la alameda Juan Pablo II, que no resolverá las necesidades actuales de transporte y que, por el contrario, generará más problemas de tráfico.

Aunque los exfuncionarios ven positivo que el actual titular del Viceministerio de Transporte, Nelson García, haya empujado el llamado Sitramss, también cuestionan que tal como ha sido diseñado y montado no favorece a todos los municipios que conforman el Área Metropolitana de San Salvador.

Ellos consideran que esta medida hubiera funcionado hace 20 años, cuando el parque vehicular que circulaba por la capital era significativamente menor.

"El actual Sitramss es obsoleto totalmente" y también "improvisado", aseguró el arquitecto Rafael Ángel Alfaro, quien al igual que los exviceministros Valdivieso y Chavarría lamenta que el proyecto haya sido lanzado con bandera política, cuando debió haber sido presentado como un proyecto de nación.

A partir de su experiencia, los extitulares de Transporte coinciden en que, ante la falta de espacio para construir, la apuesta de país debe estar en un sistema de transporte aerosuspendido, como ya funciona en otras naciones de América Latina.

"No había necesidad de dañar la ciudad", subrayó Valdivieso, quien considera urgente llevar adelante un reordenamiento vehicular y desahogar las calles.

Otros de los desaciertos que advierten es la falta de estudios relacionados con los puntos de origen y destino de los usuarios, con la sobre oferta de transporte, la falta de transparencia sobre el diseño, el montaje, el financiamiento, los costos de operación y las tarifas.

"El gerente del Sitramss debería de salir y empezar a decir cómo se diseñó, cuáles fueron los parámetros de construcción y cuáles van a ser los parámetros de operación. Porque yo así lo quiero calificar, esta es una línea más hasta este momento, mientras no se integre totalmente", insistió Valdivieso, sin dejar de lado que se debe explicar qué pasará con las unidades que saldrán de circulación.

Chavarría, quien es economista, no concibe cómo, a estas alturas, el Gobierno no ha dado a conocer el monto que el usuario tendrá que pagar, ni siquiera el monto que se invertirá anualmente para pagar a los empresarios el subsidio del costo del pasaje. Esto, porque según indica, todo proyecto de este tipo requiere de forma previa estudios de factibilidad, elaboración de modelos matemáticos para definir tasa de retorno, costo beneficio del uso de capital.

Los exviceministros de transporte también llaman la atención sobre las implicaciones jurídicas que tendrá el haber dado la operación de la línea a un grupo de empresas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación