Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Compatriotas en EUA con trabas para sacar el DUI en consulados

El cónsul en Washington, Dagoberto Torres reconoce que el proceso de emisión del documento es bastante lento

Una salvadoreña residente en Washington, tramita el Documento Único de Identidad en el consulado de la capital estadounidense. foto edh / Tomás guevaraLa emisión del DUI en Estados Unidos se reanudó en noviembre de 2012. foto / tomas guevara

Una salvadoreña residente en Washington, tramita el Documento Único de Identidad en el consulado de la capital estadounidense. foto edh / Tomás guevaraLa emisión del DUI en Estados...

Una salvadoreña residente en Washington, tramita el Documento Único de Identidad en el consulado de la capital estadounidense. foto edh / Tomás guevaraLa emisión del DUI en Estados Unidos se reanudó en noviembre de 2012. foto / tomas guevara

La emisión del Documento Único de Identidad (DUI) para los salvadoreños residentes en Estados Unidos a través de los 16 consulados dispersos en ese país marcha a paso lento. Las oficinas consulares de Washington DC y Woodbridge, Virginia, atienden un promedio de entre 15 y 30 solicitudes de salvadoreños que demandan el documento y el respectivo empadronamiento para poder votar en los comicios presidenciales de 2014 a través del voto por correspondencia.

A pesar que no existe una campaña publicitaria que invite a los compatriotas a sacar el DUI, es poca la afluencia de salvadoreños en los consulados para solicitar el documento que valdrá para votar en las elecciones presidenciales de 2014, y aún así es lento.

Pero el problema, según algunos salvadoreños entrevistados por El Diario de Hoy, no se resuelve con una campaña mediática en el Área Metropolitana de Washington y otras regiones de Estados Unidos, si también no se refuerza el personal en los consulados y se simplifican los trámites para realizarlo.

Esa es la opinión de José Jovel, director de la Fraternidad Unida Salvadoreña Americana (FUSA), que en días recientes convocó al primer foro de salvadoreños para analizar el voto en el exterior con un conglomerado de organizaciones de salvadoreños en la costa este de Estados Unidos.

El activista opina que antes de gastar dinero en una campaña para que los salvadoreños acudan a los consulados a solicitar el DUI, las autoridades en El Salvador deberían considerar hacer un refuerzo de personal y que las llamadas al call center sean recibidas, pues muchas personas intentan una y otra vez enlazar con el call center y las llamadas no son atendidas.

"Pensar en gastar dinero en campaña ahorita creo que sería innecesario, mejor deberían gastar ese dinero, si es que lo tienen, en contratar más personal para que la persona pueda hacer rápido la cita y que pueda haber más personal en los consulados para atender la demanda del DUI, porque así como están no darían abasto de haber una demanda fuerte", explica Jovel.

El cónsul general de Washington, Dagoberto Torres, reconoce que el proceso de expedición del DUI sigue lento, con una media diaria de entre 15 solicitudes procesadas por día en la oficina consular de la capital estadounidense y alrededor de 30 en el consulado de Woodbridge, este último cuenta con dos estaciones de captura de datos, a diferencia de Washington donde solo hay una ventanilla.

El cónsul compara la emisión del DUI con la de pasaportes que a diario supera el centenar en cada oficina consular. "Como el proceso de aprobación del DUI fue bastante lento, es probable que eso esté influyendo en la demanda", explica Dagoberto Torres.

Además, agrega que debe considerarse también que ante una avalancha de salvadoreños solicitando el documento, complicaría la capacidad de respuesta al no contar con personal suficiente para abastecer la demanda en los consulados.

A ello se suma el tiempo de entrega del documento, alrededor de un mes, pues es maquilado en El Salvador y de ahí llega el paquete al consulado para que la misma persona encargada de la ventanilla de emisión informe vía telefónica a cada solicitantes para que se presente a la oficina consular a retirar el documento. "A finales de marzo la cifra de DUI entregados era de 290 y se habían realizado 622 trámites", expone el cónsul con las cifras en mano para poner un ejemplo.

Pero el activista de FUSA también sugiere a las autoridades del Registro Nacional de las Personas Naturales, simplificar algunos requisitos para los salvadoreños que ya están en su base de datos. Como que la persona pueda presentar una partida de nacimiento que no tiene que ser nueva, porque de lo contrario, eso desmotiva a muchos para hacer el trámite.

"Si ya tienen la copia escaneada en la base de datos, la persona aquí puede presentar una partida solo para que comparen la información, y más si ya tiene otros documentos de identidad emitidos aquí mismo por los consulados, pero si empiezan a pedir todo nuevo, el DUI termina costando mucho dinero", puntualiza Jovel.

Partidos también

Militantes de los partidos políticos también observan lentitud y poco avance para robustecer el registro de votantes para el primer ejercicio electoral con la modalidad de voto por correspondencia. Coinciden en que hay poca capacidad para suplir una demanda más fuerte.

Entre los seguidores del partido ARENA, Óscar Amaya, que dirige un grupo del Octavo Sector en Washington comentó que hay poca acción desde las principales fuerzas políticas del país para reforzar el proceso de empadronamiento de salvadoreños desde Estados Unidos. "Ya solo irían quedando tres meses y no se ve que haya un impulso para motivar a la gente, ni el partido en el gobierno que debería estar interesado también en conseguir votos", comenta Amaya.

Por su parte, el jefe de comando de campaña del partido FMLN en Washington, Francisco Pereira, dice que hasta ahora el partido oficial en la capital estadounidense está motivando a los salvadoreños para que obtengan el DUI, pero solo pasando la voz en los diferentes eventos que realizan.

Coincide con otros activistas al observar que como está montado el sistema para emitir el documento en los consulados, con una ventanilla, no lograrían procesar una demanda fuerte como resultado de empujar una campaña fuerte para tales propósitos.

"En eso coincidimos quizá, porque igual observamos que así como está funcionando el sistema no podría dar abasto ante una demanda más fuerte y por eso nosotros seguimos haciendo el llamado en contacto personal para que las personas vayan a solicitarlo, pero sin hacer una campaña a gran escala", explicó Pereira.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación