Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La ceremonia respondió a todas las expectativas

El obispo de San Vicente, monseñor José Elías Rauda, participó ayer en la canonización, en Roma.

Unos 700 obispos fueron parte de la canonización. Foto EDH/ cortesia riacrdo siman

Unos 700 obispos fueron parte de la canonización. Foto EDH/ cortesia riacrdo siman

Unos 700 obispos fueron parte de la canonización. Foto EDH/ cortesia riacrdo siman

Monseñor José Elías Rauda Gutiérrez, obispo de San Vicente, fue uno de los salvadoreños que participó ayer en la canonización de los papas, en Roma.

Rauda calificó como extraordinaria la celebración de la ceremonia, ya que había respondido a todas las expectativas.

"Para mí ha sido una celebración extraordinaria que me ayuda a no perder de vista la llamada que el Señor nos hace a todos a la santidad. Pensaba que si los papas han tenido grandes responsabilidades, eso no ha sido excusa para rezar, estar con las personas, para pastorear; han trasmitido la fe y la esperanza con su modo de vivir", añadió Rauda.

Hubo una participación masiva de la gente, con todos los representantes de la Jerarquía de la Iglesia, los jefes de Estado, representantes de otras religiones, en fin se contó con la presencia de todos aquellas personas que tuvieron la posibilidad de viajar y hospedarse a Roma para manifestar su afecto y agradecimiento a estos dos papas que han marcado profundamente la vida de la Iglesia.

"(Ellos) abrieron la Iglesia al mundo y a la atención los problemas del hambre, la violencia, la guerra; ambos han trabajado por la paz", puntualizó el sacerdote salvadoreño.

Según el obispo de San Vicente la celebración, presidida por el Papa Francisco, fue concelebrada por unos 150 cardenales y unos 1,000 obispos, y calculó que unos 6,000 sacerdotes participaron la ceremonia.

Fueron 93 las delegaciones procedentes de todo el mundo que quisieron participar en la canonización histórica. Entre todas, había 24 entre jefes de Estado y reyes, y 10 jefes de gobierno, así como 23 funcionarios.

Unos 600 sacerdotes distribuyeron la comunión a los fieles que se encontraban en la Plaza de San Pedro y en la Plaza Pío XII.

Otros 70 diáconos concelebrantes dieron también la comunión, y finalmente 200 diáconos entregaron la hostia a los fieles que estaban en Vía de la Conciliación.

Por otra parte, algunos sacerdotes dieron la comunión en el Media Center del Vaticano, para que los periodistas y los demás comunicadores comulgaran.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación