Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Casos de quemados por pólvora incrementan a 43

Entre las 4:00 p.m. del miércoles y las 9:00 a.m. de ayer hubo 15 lesionados

Uno de los niños quemados en la explosión de la cohetería recibe atención en la UCI del Bloom. Foto EDH / cortesía MINSAL

Uno de los niños quemados en la explosión de la cohetería recibe atención en la UCI del Bloom. Foto EDH / cortesía MINSAL

Uno de los niños quemados en la explosión de la cohetería recibe atención en la UCI del Bloom. Foto EDH / cortesía MINSAL

La pólvora sigue causando tragedias en las familias salvadoreñas. Entre el 1 de noviembre y ayer a las 9:00 de la mañana, el Ministerio de Salud (Minsal) reportaba 43 personas lesionadas con productos pirotécnicos.

Solo entre las 4:00 de la tarde del 24 de diciembre y las 9:00 de la mañana del 25 de diciembre 15 personas resultaron lesionadas con pólvora, manifestó Eduardo Espinoza, viceministro de Políticas de Salud.

El mayor porcentaje de víctimas de los pirotécnicos presentan quemaduras de gravedad. Solo 15 de los 43 sufrieron daños leves.

Del total de los casos reportados por el Minsal en ese periodo, 19 pacientes han requerido hospitalización.

La entidad notifica que el 60 por ciento de los afectados por estos productos son niños y adolescentes.

Entre los casos más graves se encuentra el de un niño de 12 años que resultó quemado severamente en la explosión de una cohetería, la mañana del 23 de diciembre en Tonacatepeque.

El infante permanece ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Bloom, presenta quemaduras en el 60 por ciento de la superficie corporal.

Hugo Salgado, director del centro pediátrico, manifestó que el niño está con respiración mecánica, bajo anestesia, se le suministra antibióticos para evitar las infecciones y con sustancias para reponer líquidos que pierde.

"La situación está bastante difícil, el pronóstico lo podemos ver como reservado", comentó Salgado.

El paciente pasa cada dos o tres días a sala de Cirugía para debridación, es decir limpiarle la piel afectada.

"Tenemos que lamentar que niños y niñas sigan siendo víctimas de la intolerancia, de la frialdad de los padres de familia, de los adultos, (en) todos los casos ninguno tenia supervisión", manifestó Joaquín Parada, director del Cuerpo de Bomberos de El Salvador.

Parada reiteró que es ilegal que niños y adolescentes trabajen en coheterías, que al momento solo hay seis autorizadas.

"Hay una gran producción de manera clandestina donde los niveles de riesgo aumentan. En (la explosión de la cohetería en) Tonacatepeque creemos que asociado a la mala manipulación está la ausencia total de medidas de seguridad. Es posible que el accidente sea originado por una descarga de energía estática del niño que estaba manipulando pólvora", acotó Parada.

Salgado expresó que el otro infante afectado por la explosión de la cohetería ya fue dado de alta.

De los 43 personas lesionadas que reporta el Minsal, diez fueron atendidas en el hospital Bloom, cinco de ellos seguían ayer internas, dos ingresaron la Nochebuena.

Salgado dijo que en 2013 a la misma fecha reportaban siete quemados por pólvora, es decir tres casos menos.

Este año, todos los pacientes son varones, ocho proceden del área urbana y dos de la rural, de ellos ninguno tenía supervisión de un adulto.

El grupo más afectado es el de los 5 a 9 años y el tipo de pólvora que mayormente está involucrado son los morteros, la pólvora china. A nivel nacional, también hay casos de quemados con silbadores, estrellitas y volcancitos.

Salgado expresó que hay niños que tienen daños en sus ojos, en el cuello, la cara, manos, dedos y piernas.

Ayer, pocos minutos antes de las 10:00, llegó a la sala de Emergencia del Bloom un niño con la mano derecha quemada con pólvora.

El llamado sigue siendo para los padres de familia y los adultos a no comprarles ni proporcionarles pólvora a los infantes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación