Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Bloom: Se ha aumentado la compra de factor

Pacientes con hemofilia demandaron al Minsal, al Bloom y al Rosales por la falta de tratamiento.

Hemofílicos interponen la demanda de amparo en la Corte Suprema de Justicia. Foto EDH / huber rosales

Hemofílicos interponen la demanda de amparo en la Corte Suprema de Justicia. Foto EDH / huber rosales

Hemofílicos interponen la demanda de amparo en la Corte Suprema de Justicia. Foto EDH / huber rosales

La cantidad de factor, un medicamento para detener las hemorragias en los pacientes con hemofilia, se ha incrementado en los últimos años, asegura el subdirector del hospital Bloom, Guillermo Lara Torres.

Lara Torres dijo que en 2009 se adquirieron 1,160 frascos y en 2011 fueron 6,853. "Antes de nuestro comienzo, no se usaba en grandes cantidades como ahora", agregó.

Pero las madres de familia con frecuencia denuncia la carencia del producto; cuando hay desabastecimiento la opción que les ofrecen en el hospital es el crioprecipitado, un componente de la sangre, pero a algunos niños les da alergia.

Incluso, en el Bloom llevan año y medio sin dar la profilaxis a los niños con hemofilia severa.

La hemofilia es una enfermedad que afecta la coagulación de la sangre, los que la padecen sufren sangrados internos y daño en las articulaciones.

Esta situación y los problemas en el hospital Rosales llevaron a la Asociación de Hemofilia de El Salvador y otros pacientes a interponer una demanda de amparo ante la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, el lunes.

La demanda es contra los titulares del Ministerio de Salud (Minsal), el Ministerio de Hacienda, el director del hospital Bloom y el del Rosales.

Aníbal Medina, presidente la asociación, expresó que con la demanda buscan que el (Minsal) brinde una mejor atención a los hemofílicos, les dé un tratamiento digno y de calidad.

Lara Torres indicó que entre enero y agosto de este año han invertido $52,361 en la compra del producto.

"El problema es que el factor VIII es una medicamento muy caro y si hay una demanda tendríamos que discutirlo desde el punto de vista técnico para ver cuál es el problema", acotó.

Añadió que tienen la buena intención de dar tratamiento preventivo a los niños y están haciendo gestiones, "pero incluso en países desarrollados del primer mundo, la profilaxis es bastante difícil de darla porque debe de ser permanentemente para que funcione".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación