Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Agricultores solo cosecharon deudas

Falta de lluvias provocó que sus cultivos se quemaran

Muchos cultivos de maíz del oriente del país se secaron ante el estrés hídrico que sufrieron. foto edh / insy mendoza

Muchos cultivos de maíz del oriente del país se secaron ante el estrés hídrico que sufrieron. foto edh / insy mendoza

Muchos cultivos de maíz del oriente del país se secaron ante el estrés hídrico que sufrieron. foto edh / insy mendoza

La sequía que afecta la zona oriental del país ha causado estragos en la economía de los agricultores de La Unión, quienes perdieron su cultivo del maíz, ni siquiera jilotes para hacer sopa lograron sacar y, encima, ahora deben pagar las cuotas de los préstamos que el Banco de Fomento Agropecuario (BFA) les hizo para que pudiesen cultivar.

Juan Humberto Flores cultivó manzana y media de maíz. Empezó a sembrar el 12 de mayo y lamenta que todo lo perdió por la falta de lluvias, pero más, que hizo una inversión de 700 dólares incluyendo la siembra, limpia y los insecticidas que usó.

Asegura que se endeudó con 800 dólares en un crédito que sacó con el BFA para hacer la siembra y que, ese dinero, tiene un plazo para pagarlo hasta abril del próximo año. Se lo prestaron con el 2 % de intereses. "Estoy preocupadísimo porque no saqué ni las mazorcas de maíz para hacer tamales para comer en casa, todo se perdió, ni llegó hacer jilotes, se quedó pequeño el fruto, las matas no crecieron se quemaron por el sol y la falta de lluvia; tenemos más de 45 días que no llueve, aunque en algunos lugares ha caído leves lluvias pero es insignificante", agregó Flores

La deuda que tiene con la agencia bancaria es una realidad que no puede obviar y una inversión difícil de recuperar. Dice que por no tener cómo pagarle al banco, tendrá que vender el terreno donde sembró, para pagar ese dinero, o de lo contrario la financiera le puede embargar su propiedad. "Eso que invertí se perdió, no saqué ni una cora de inversión, tengo las esperanza de sembrar de nuevo, para la postrera que inicia la segunda semana de este mes de agosto, pero ni aún así lograré sacar lo invertido en esta pérdida", ahondó Flores.

Asegura que de no encontrar otro mecanismos y si continúa la sequía para la próxima siembra, tendrá que emigrar junto a su familia hacia EE. UU. y, para eso, tendrá que vender su casita y dar el terreno al banco en forma de pago. "Una de las alternativas sería que el gobierno, para la siembra de la postrera, nos regale el abono y todos los insecticidas que utilizaremos. Nosotros nos rebuscamos con la semilla, pero nos estaríamos ahorrando en comprar los fertilizantes que, en su mayoría, subieron de precio este año. A lo mejor de esa forma podemos recuperar parte de la deuda que tenemos", continuó.

Todos los que sembraron han perdido en cantón El Pilón de la jurisdicción de Conchagua así como en otros municipios del departamento.

Otro afectado es Nilson Flores, también habitante del cantón El Pilón. Sembró maicillo, maíz y frijoles, una manzana por cultivo, pero nada logró sacar. "En la siembra del maíz gasté 250 dólares, en el frijol gasté 150 dólares y en el maicillo 250 dólares; el préstamo se lo hice a personas particulares porque yo no tengo ni escritura o algún amparo para presentar en el banco y que me den créditos", dijo.

Según Flores, lo más indicado sería que el gobierno central les debería de dar todos los fertilizantes a los agricultores y que "en esta siembra de postrera estaré arrastrando las pérdidas de la primavera, los fertilizantes aumentaron el precio y, como siempre, los más afectados somos los agricultores".

Simeón Fuentes, productor de sandía, dice que ese grupo de productores sobrepasó las pérdidas hasta de cinco mil dólares, "nos estamos rebuscando para sembrar en la postrera maíz con la esperanza de que se quite esta sequía".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación