Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En Venezuela hacen filas por más de ocho horas para comprar

Para adquirir productos como leche, aceite, jabón o pañales, los venezolanos llegan desde la madrugada al supermercado

En Venezuela hacen filas por más de ocho horas para comprar

En Venezuela hacen filas por más de ocho horas para comprar

En Venezuela hacen filas por más de ocho horas para comprar

CARACAS. Adriana Farfán, una habitante de Maracaibo en Venezuela tuvo que hacer una fila de más de ocho horas el viernes para poder comprar dos litros de aceite, dos frascos de mayonesa y dos kilos de harina de maíz.

Ella llegó a las 2:30 de la madrugada al supermercado en compañía de varios vecinos y familiares, ya que "se corrió la voz que iban a vender pañales, que es lo que yo realmente necesito para mi hijo", relató ayer, según el portal: panorama.com.ve.

Aunque Adriana no logró comprar pañales desechables para su hijo, no le quedó otra que conformarse con los otros productos "regulados" que pudo adquirir en el súper, relata el medio.

El portal describe que aún no había salido el sol cuando ya se observaban largas colas en las entradas de los distintos supermercados en la capital zuliana y en la Costa Oriental del Lago.

"Aquí hay que hacer cuatro colas para lograr comprar el paquete de papel higiénico. Una en la acera, antes de entrar al súper, otra dentro del estacionamiento, y una vez adentro, son dos más: la primera para activarse en el sistema biométrico y otra para pagar. Esto es una locura las horas de espera, y en ocasiones cuando llegas a la caja, te dicen 'señora ya se acabó'", es el calvario relatado por Minerva Aguilar, otra residente de Zulia.

El medio indica que obtener leche en polvo, pañales desechables para bebés, papel higiénico, jabón en polvo, aceite, entre otros productos básicos, es una odisea porque son parte de los insumos "regulados" por el gobierno chavista en los supermercados.

Las carencias diarias comienzan a irritar a aquellas personas que se ven obligadas a invertir buena parte de su tiempo en hacer las filas para adquirir desde pañales desechables o baterías para sus automóviles, sobre todo cuando son personas de la tercera edad.

"Esto es humillante y lo peor del caso es que cuando logras entrar no consigues ni la mitad de la lista. No hay azúcar, no hay leche, no hay pollo, no hay aceite, solo conseguí arroz y una cajita de mantequilla", dijo Beatriz Jaimes, un ama de casa de 28 años, que junto a su bebe de un año, esperó tres horas en una fila para poder entrar el jueves a un automercado del este de Caracas.

Jaimes, como muchas otras personas en la fila, había recorrido varias tiendas durante días en busca de sus productos.

También Gonzálo Herrera, un obrero de 37 años, comentó: "tuve la suerte que todavía quedaba un paquete de pañales", luego de dos horas de fila en una farmacia donde no encontró los medicamentos que buscaba para su madre hipertensa, publicó el portal: Dinero.com.

Añade que desde 2006 los venezolanos enfrentan problemas de desabastecimiento, pero en el último año la escasez se ha agudizado debido a que el gobierno redujo la venta de divisas oficiales, lo que le ha impedido a muchas empresas comprar en el exterior sus materias primas, repuestos y equipos, lo cual afecta sus actividades de producción.

Tras las vacaciones de Navidad y Fin de Año, muchas empresas redujeron drásticamente los despachos de productos y eso ha aumentado aún más la crisis de escasez y desabastecimiento en estas semanas.

Anaqueles vacíos

La escasez es evidente en la mayoría de los comercios de Caracas donde abundan anaqueles vacíos o con oferta de unos pocos rubros.

El diario español ABC publicó ayer un artículo en el que recoge las protestas de los venezolanos, a través de las redes sociales, con fotografías de estantes vacíos en los supermercados.

"Las protestas han llegado a la red social Twitter, donde las fotografías de estanterías vacías dentro de los supermercados de Venezuela está a la orden del día en cualquier perfil de los ciudadanos venezolanos", publica el medio.

El periódico detalla que las quejas se han hecho virales desde que un fotógrafo denunció en su cuenta de Twitter que agentes de la Guardia Nacional de Venezuela le pidieron dejar de hacer fotografías de las colas afuera de los supermercados.

Fue entonces que los venezolanos se unieron y empezaron a colgar imágenes en las redes de los estantes vacíos en los comercios, como una forma de protesta.

De acuerdo con los críticos, las causas de la escasez crónica que sufre Venezuela se deben a la política de control de precios a productos de primera necesidad, a trámites engorrosos para transportar o almacenar los productos, lo cual desalienta las inversiones.

Para Ángel García Banchs, director de la firma local de análisis Econométrica, consultado por la agencia de noticias AP, la gente se agolpa a las puertas de los mercados "porque sabe que algo está mal, sabe que la economía se está quedando sin inventario, se está quedando sin mercancía y por tanto van a los mercados a tratar de abastecerse... para buscar una solución a su problema particular".

La experta considera que una solución a ese problema a nivel macroeconómico es "levantando el control de cambio y precios", aseveró.

Pese a que las autoridades tienen casi un año sin publicar el indicador de escasez, algunos analistas han estimado que el desabastecimiento ha alcanzado niveles históricos. En enero de 2014 el índice de desabastecimiento cerró en 28 %. Y la inflación actual en Venezuela es del 63 %, según las cifras oficiales reveladas en diciembre pasado.

El mismo gobierno chavista ha reconocido que el país ya está en recesión y el presidente Nicolás Maduro ha tenido que acudir a China para pedirle préstamos de emergencia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación