Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El 80 % de venezolanos no puede pagar sus alimentos ni medicinas

Carestía de la canasta básica dificulta cubrir las necesidades de los hogares. Ciudadanía ya no quiere más colas para obtener alimentos, si es que logra hallarlos.

Falta de medicamentos en Venezuela, razón para emigrar

Son muchos casos de personas que miran en el exterior del país oportunidades de salud.

CARACAS. A la pregunta sobre si “le ha alcanzado el dinero para comprar o pagar” diversos bienes o servicios básicos durante enero pasado, el 79,6 % de los venezolanos encuestados por la firma Venebarómetro respondió que no fue suficiente para la comida y el 79,9 %, que no lo fue para los medicamentos.

A su vez, al 89,7 % no le alcanzó para comprar ropa y el 64,8 % no tuvo ingresos suficientes para pagar los servicios de educación.

Ante una inflación que se acelera en el país –68,5 % en 2014 y 180,9 % en 2015–, el estudio de Venebarómetro explica que desde hace dos años la población tiene menos capacidad para cubrir sus gastos.

En este sentido, el aumento en los precios de los productos de primera necesidad ha trepado hasta el 615,3 % durante la era chavista (1999-2015).

En abril de 2014 un 69,1 % de los encuestados aseguraba que no podía cubrir los gastos de alimentación, lo que significa un crecimiento de 10,5 puntos porcentuales de ese indicador a la fecha.

De acuerdo con el reporte inflacionario del Banco Central, en 2015 los precios de los alimentos sufrieron un incremento del 315 por ciento. Y en comparación con abril de 2014 –período analizado por la encuesta–, la subida fue del 646 %, según datos oficiales.

En el caso de las medicinas es mayor el deterioro, pues según Venebarómetro en abril de 2014 un 63,9 % de los entrevistados manifestó no poder comprar todos los medicamentos que necesitaban, lo que implica un aumento de 16 puntos porcentuales en 22 meses.

La encuesta fue realizada entre el 21 y el 31 de enero en hogares urbanos y rurales, cubriendo a 1.200 personas de los dos géneros y de todos los estratos socioeconómicos. El margen de error es de 2,37 % y el nivel de confianza alcanza el 90 por ciento.

Gasolina barata, alimentos por las nubes
Es posible que la inflación llegue a 720 por ciento en 2016, de acuerdo con estimaciones del Fondo Monetario Internacional. El Banco Central de Venezuela anunció que la inflación de 2015 fue 180,9% y la economía registró una contracción de 5,7%.

Los precios del petróleo, el alma de este país, se han derrumbado a cifras que no se veían desde hace más de una década.

Nicolás Maduro anunció  un plan de ajuste que elevó el precio del litro de la gasolina entre 1.300 y 6.500%, pero que sigue costando menos de 25 centavos de dólar, lo que la mantiene aún como la más barata del mundo y muy por debajo del precio de un litro de agua.

Aunque el ajuste del precio del combustible no generó sorpresa debido a que era esperado desde hace tiempo, sí produjo preocupación entre algunos venezolanos que manifestaron temor de que el incremento podría ponerle el acelerador a la desbordada inflación.

Sin esperanza de que haya mejoras
Además del incremento a la gasolina, Maduro también informó de un aumento de 20% del salario mínimo y las pensiones, la reestructuración de los comercios estatales de venta de alimentos, y un ajuste del sistema de control de cambio que llevó la tasa preferencial para alimentos y medicinas de 6,30 bolívares a 10 bolívares por dólar y fijó un sistema complementario flotante. 

El gobierno mantenía desde el año pasado tres tasas de cambio pero ahora permitirá solo dos.

“Después que anunciaron las medidas nos quedamos con la misma desesperanza y tristeza”, indicó María Quintero, una vendedora de 50 años, que sostuvo que el aumento del gasolina y el ajuste del sistema de control de cambio “en nada solucionan nuestros problemas de la inflación y la escasez”.

“A las personas no les importa pagar 10 bolívares por la gasolina si no nos someten a colas, si no nos someten a pararnos a las 4:00 de la mañana para conseguir un poquito de arroz”, dijo Quintero mientras aguardaba dentro de su vehículo en una larga fila que se formó en una estación de gasolina del centro de la capital horas después del anuncio de Maduro.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación