Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tras silencio de 40 días, Fidel Castro dice que desconfía de EE. UU.

En una supuesta carta, el dictador manifestó su posición en relación a las negociaciones entre Estados Unidos y Cuba.

Un vendedor de periódicos muestra, ayer, la portada del diario oficial Granma. Foto EDH / efe

Un vendedor de periódicos muestra, ayer, la portada del diario oficial Granma. Foto EDH / efe

Un vendedor de periódicos muestra, ayer, la portada del diario oficial Granma. Foto EDH / efe

LA HABANA. El dictador Fidel Castro supuestamente rompió su silencio en una carta sobre las negociaciones entre Cuba y EE. UU. para normalizar sus nexos y aseguró que, aunque no confía en la política de Washington, las diferencias entre las naciones deben resolverse mediante cooperación.

Esta reacción llega 40 días después del histórico anuncio del 17 de diciembre sobre la normalización de relaciones de dos países enfrentados desde 1961.

En una misiva, bajo un alud de dudas sobre si realmente el dictador la redactó, se dice que "no confío en la política de EE. UU., ni he intercambiado una palabra con ellos, sin que esto signifique, ni mucho menos un rechazo a una solución pacífica de los conflictos", expresó Castro en una declaración enviada a una federación estudiantil y reproducida en medios oficiales.

"Defenderemos siempre la cooperación y la amistad con todos los pueblos del mundo y entre ellos los de nuestros adversarios políticos", agregó la supuesta carta de Fidel Castro.

Sin embargo, el dictador no criticó el acuerdo anunciado por su hermano Raúl y el presidente estadounidense Barack Obama el 17 de diciembre de que ambos países normalizarán sus relaciones.

La misiva fue leída por un dirigente universitario en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, donde se rindió homenaje a cinco agentes de inteligencia, tres de los cuales fueron entregados por EE. UU. en diciembre, como parte de un acuerdo anunciado por Raúl Castro y Barack Obama.

Según Fidel Castro, su hermano Raúl dio "los pasos pertinentes de acuerdo a sus prerrogativas y las facultades que le conceden la Asamblea Nacional y el Partido Comunista".

Observadores expresaron en diciembre y los primeros días de enero su preocupación por la falta de declaraciones o posicionamiento de Fidel Castro, de 88 años, quien delegó el poder en el 2006 por severos problemas de salud, lo que desde hace meses ha levantado serias sospechas de encontrarse en estado crítico de salud o muerto, como piensan muchos cubanos dentro y fuera de la isla.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación