Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tormentas complican recuperación en puerto chino de Tianjin

Expertos se muestran preocupados porque la lluvia pudiese expandir la cantidad de materiales peligrosos presente en la zona o provocar reacciones quí­micas que produzcan más explosiones

Explosión en China

Tormentas complicaban el jueves las labores de recuperación tras las grandes explosiones registradas la semana pasada en un almacén en el puerto de la ciudad china de Taijing que dejaron al menos 114 personas muertas, 57 desaparecidos y liberaron peligrosas sustancias quí­micas incluyendo algunas que podrí­an ser inflamables en contacto con el agua.

Expertos han expresado preocupación porque la lluvia pudiese expandir parte de la vasta cantidad de materiales peligrosos presente en la zona o provocar reacciones quí­micas que produzcan más explosiones. La lluvia comenzó a caer a media mañana pero no se reportaron nuevos estallidos de inmediato.

Las tormentas comenzaron poco después de que residentes, bomberos, policí­as y funcionarios guardaron un minuto de silencio para recordar el sexto dí­a tras el desastre, el primer acto del duelo tradicional chino de 49 dí­as. Sonaron sirenas y bocinas de coches y barcos mientras grupos de personas agacharon la cabeza en señal de respeto por los muertos.

En el ahora evacuado complejo residencial Seaport City, Fan Jie, de 33 años, se unió a otros residentes para encender velas en memoria de los primeros equipos de rescate que acudieron a la zona y fallecieron en las explosiones.

"Hubo muchos bomberos que fueron hacia la explosión se sacrificaron Así­ que hoy estamos aquí­ por ellos, para darles las gracias y llorar su muerte", dijo Fan.

Hasta el martes se habí­a confirmado la muerte de 50 bomberos y de los 57 desaparecidos, 52 pertenecen al cuerpo, en el desastre más letal de la historia para los equipos de emergencias chinos. Unos 1.000 bomberos acudieron a la zona de la explosión.

Las explosiones del miércoles comenzaron en un almacén para materiales peligrosos donde habí­a 700 toneladas de cianuro de sodio —una sustancia tóxica que puede producir sustancias combustibles al contacto con el agua_, una cantidad que violaba las normas de seguridad. Eso ha producido el temor a una contaminación peligrosa y dado pie a una gran operación de limpieza en un radio de 3 kilómetros, acordonado en torno al puerto chino, situado al sudeste de Beijing.

La contaminación por cianuro superó en 28 veces los niveles considerados seguros en ocho de los 29 puntos de pruebas dentro de la zona de la explosión, dijo Bao Jingling, jefe de ingenieros de la Oficina de Medio Ambiente de Tianjin. No se hallaron niveles peligrosos en 14 puntos de inspección en el exterior de esa zona, dijo.

"Si la lluvia se hace más fuerte, el agua tendrá que ser drenada. No está bien que el agua permanezca en los cráteres", dijo Bao en una conferencia de prensa, refiriéndose a las enormes cavidades originadas por las explosiones.

El cianuro de sodio es una sustancia tóxica que puede producir un gas inflamable si entra en contacto con el agua. Además, la presencia de cientos de toneladas en un mismo lugar serí­a una clara violación de las normas citadas por medios estatales, según las cuales el almacén no podí­a albergar más de 10 toneladas a la vez.

El Ministerio de Industria y Tecnologí­a de la Información ha ordenado a autoridades a todos los niveles que comprueben si las empresas que producen y almacenan este tipo de materiales peligrosos cumplen con las normas de seguridad, incluyendo si están a la distancia exigida de zonas residenciales y no superan los lí­mites de almacenamiento.

El gobierno chino, conocido como Consejo de Estado, dijo que un equipo de investigaciones encabezado por el viceministro de Seguridad Pública, Yang Huanning, habí­a iniciado pesquisas sobre el incidente. Diez personas fueron detenidas, incluyendo altos cargos de la empresa que gestionaba el almacén, dijeron medios locales.
 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación