Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tensión entre Salvadoreños por daños de terremoto en California

Terremoto de 6.1 grados es el más fuerte en los últimos 25 años

Edificios de la ciudad de Napa sufrieron daños en las fundaciones. Algunos fueron declarados inhabitables por las autoridades.

Edificios de la ciudad de Napa sufrieron daños en las fundaciones. Algunos fueron declarados inhabitables por las autoridades.

Edificios de la ciudad de Napa sufrieron daños en las fundaciones. Algunos fueron declarados inhabitables por las autoridades.

Salvadoreños residentes en la ciudad de Napa, situada al norte de San Francisco, California, en Estados Unidos, relataron ayer los momentos de tensión y angustia que vivieron durante el terremoto que dejó como resultado alrededor de 120 heridos y cuantiosos daños materiales.

Hasta el cierre de esta nota, los compatriotas informaron que no tenían noticias de algún salvadoreño que se encontrara entre los heridos o damnificados, según lo publicaron a través de las redes sociales de elsalvador.com

El temblor de magnitud 6.1 golpeó la ciudad vinícola a las 3.20 de la madrugada (4:20 a.m. hora de El Salvador) y fue sentido a unos diez kilómetros a la redonda. El sismo provocó que las autoridades locales emitieran estado de emergencia. (ver página 20).

Un compatriota a través de su cuenta de Twitter @loscobanosfish, detalló que el sismo fue sentido "muy fuerte y largo pero todo bien aquí en San Francisco. Las casas tronaban de lo fuerte. Pero gracias a Dios estamos bien".

Otra salvadoreña, Epifanía Nolasco-Marroquín, afirmó que en su familia no hay lesionados, pero fue testigo de varios incendios que se generaron en su vecindario.

Fotografías distribuidas en las redes sociales mostraron también cientos de botellas rotas en las famosas bodegas de Napa, así como artículos quebrados tras caerse de las estanterías de los supermercados.

"Esto es lo que pasa cuando un terremoto golpea la tierra del vino", decía en su cuenta de Twitter Jim Roberts tras compartir una fotografía en la que se ven cientos de botellas de vino en el suelo.

El sismo llenó las calles de Napa de ladrillos, cristales rotos y otros escombros y provocó grietas en el pavimento y abombamiento de las calzadas, que algunos jóvenes intrépidos aprovecharon para hacer piruetas en sus monopatines.

Nolasco-Marroquín indicó que también hubo daños en las tuberías que provocaron fuertes derrames de agua. En la mayoría de casas de los vecinos había artículos en el suelo, paredes dañadas en su totalidad, casas y edificios dañados.

Ambos salvadoreños añadieron que el estruendo los despertó y que en segundos se escucharon ambulancias. Las familias salieron de sus casas y esperaron en las calles y se pusieron a salvo en lugares abiertos. Susan Mármol de León: "Sí, la luz llegó como a las 9:30, muy fuerte terremoto, casas incendiadas pero gracias a Dios no hubo muertos, el centro donde son estas fotos está cerrado".

Alba Avilés: "Aquí en Los Ángeles gracias a Dios no sentimos nada".

Susan Mármol de León señaló que la energía eléctrica fue restaurada a las 9:30 de la mañana y aún no habían comenzado las tareas de búsqueda de persona atrapadas o muertas: "muy fuerte terremoto, casas incendiadas, pero gracias a Dios no hubo muertos, el centro donde son estas fotos esta cerrado".

Alba Avilés: "aquí en Los Ángeles gracias a Dios no sentimos nada".

Otros salvadoreños que viven en los alrededores de la ciudad de Napa, narraron que no habían pasado mayores inconvenientes. Entre ellos Bauny Morales Corea, quien dijo que "en el centro de San Francisco no se escuchó nada de heridos y se sintió como los que vivió en El Salvador, por eso no se asustaron".

Las autoridades informaron que tres personas permanecen en estado crítico, entre ellas un niño que resultó herido de gravedad tras desmoronarse la chimenea de la casa en la que vivía.

Las autoridades de la ciudad de Napa en su página web detalló que 120 personas recibieron tratamiento en el hospital Queen of the Valley.

Mike Parnass, administrador de la ciudad de Napa, afirmó que tres edificios en el centro histórico han sufrido grandes desperfectos.

Las autoridades han declarado como inhabitables 16 edificios, uno de ellos una residencia de ancianos.

Además, unas 20,000 personas seguían sin electricidad y se había recibido más de un centenar de llamadas reportando fugas de gas, a las que se suman 60 rupturas en los sistemas de conducción de agua.

"Pondremos a cinco equipos a trabajar en turnos de 12 horas para repararlas", afirmó Jack Laroschelle, director de obras públicas de Napa, quien indicó, también, que los puentes de la zona están "en bastante buena forma".

Las escuelas permanecerán cerradas hoy en la zona y la Cruz Roja ha habilitado un centro de evacuación para alojar a los que se hayan quedado sin vivienda.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación