Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sustraen de TSE papeletas para segunda vuelta

El ente electoral de Costa Rica reconoce que fue vulnerada la seguridad y tras el escándalo afirma que proceso no corre riesgo

Bodega en la que se guarda el material electoral que debe distribuir el TSE para los comicios. Foto EDH / Tomada de Diario extra

Bodega en la que se guarda el material electoral que debe distribuir el TSE para los comicios. Foto EDH / Tomada de Diario extra

Bodega en la que se guarda el material electoral que debe distribuir el TSE para los comicios. Foto EDH / Tomada de Diario extra

COSTA RICA. La sustracción de papeletas del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) para la segunda vuelta electoral, así como la retirada del candidato presidencial oficialista Johnny Araya, marcan las semanas previas a los comicios en Costa Rica.

Debido al escándalo de la sustracción de las boletas que fue publicado por el periódico costarricense Diario Extra, el TSE anunció ayer la separación de uno de sus funcionarios, que era de los encargados de custodiar el material electoral durante el proceso de impresión y su posterior traslado a las bodegas oficiales.

El sujeto, cuya identidad no ha sido revelada, fue descubierto luego que el TSE revisara decenas de horas de video grabado por las cámaras de seguridad que registraron el proceso de impresión de las papeletas.

Gustavo Román, vocero del Tribunal, afirmó que las grabaciones muestran acciones que dan "un grado de certeza importante" para determinar que él sustrajo las papeletas. "Estamos muy cerca de determinar quién fue, son indicios muy fuertes, son videos muy claros", añadió, publica el diario La Nación.

El medio agrega que según Román, las imágenes muestran que el oficial sacó "pocas" papeletas, por lo que descarta una sustracción masiva.

"Fue una acción no sistemática. Fue una acción puntual, en un momento determinado en el que se le presentó la oportunidad, lo que nos hace concluir que ni siquiera podía haber tenido la aspiración o la intención de generar un fraude electoral", expuso el funcionario, dice el periódico.

El tribunal electoral reconoció que fue vulnerada la seguridad del material, pero que el proceso electoral no corre peligro alguno, pues es prácticamente imposible que con los distintas medidas de seguridad que se utilizan, se vaya a producir un fraude.

Es importante que los costarricenses tengan claro que lo ocurrido no pone en riesgo, en modo alguno, la transparencia del proceso electoral ni la pureza del sufragio, aseguró el TSE en un comunicado.

En manos de la Fiscalía

Ahora el caso se encuentra en manos del Ministerio Público que investiga los motivos que tuvo el sujeto para sustraer las papeletas y luego enviarlas a un medio de comunicación.

Jorge Chavarría, fiscal general, explicó que el empleado habría sustraído dos o tres papeletas que el TSE había desechado por defectuosas y que se debe precisar el hecho para determinar si hubo delito o no, consigna La Nación.

El TSE terminó ayer de colocar dispositivos de seguridad adicionales en las papeletas y empezará a distribuirlas a los auxiliares electorales, la otra semana.

Pero ante el escándalo, el Partido Acción Ciudadana, cuyo candidato Guillermo Solís ganó la primera vuelta, pidió al TSE reimprimir los más de tres millones de papeletas con el argumento de que se requiere certeza en los comicios, publica el diario.

El próximo 6 de abril estarán llamados a las urnas 3.1 millones de costarricenses para elegir entre Solís y Araya, al presidente para el periodo 2014-2018, y que asumirá el cargo el 8 de mayo próximo en sustitución de Laura Chinchilla.

La gran curiosidad del proceso es que pese a retirarse de la contienda, Araya podría ser elegido presidente y ejercer el cargo si así lo decidiera.

La retirada del candidato

Desde hace semana y media, cuando Araya anunció su retiro de la campaña al considerar que no tenía posibilidades de ganar ni el dinero para promocionarse, su Partido Liberación Nacional (PLN) ha insistido en no desfallecer e incluso continuar sin candidato. Este partido ha gobernado durante los últimos ocho años.

La cúpula del PLN decidió que sus figuras y los diputados electos en la primera ronda del pasado 2 de febrero, continúen pidiendo el voto en las comunidades, pero no hará publicidad en los medios de comunicación.

La retirada de Araya se ha convertido en una situación inédita en un proceso electoral de Costa Rica, desde que se instauró la actual Constitución Política en 1949. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación