Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El sospechoso del atentado de Francia ha confesado los hechos

El individuo admitió haber decapitado a su jefe. Según medios de ese país, el hombre aseguró atravesar "dificultades personales ligadas a su trabajo y a su familia"

Policías custodian el camino a una planta en Saint-Quentin-Fallavier, al sudeste de Lyon, Francia, el 27 de junio del 2015, donde ocurrió un ataque terrorista en que una persona fue decapitada.

Policías custodian el camino a una planta en Saint-Quentin-Fallavier, al sudeste de Lyon, Francia, el 27 de junio del 2015, donde ocurrió un ataque terrorista en que una...

Policías custodian el camino a una planta en Saint-Quentin-Fallavier, al sudeste de Lyon, Francia, el 27 de junio del 2015, donde ocurrió un ataque terrorista en que una persona fue decapitada.

Yasin Salhi, el sospechoso del atentado del pasado viernes en el este de Francia, ha reconocido ante los investigadores haber decapitado a su jefe, según indicaron hoy fuentes próximas a la investigación.

El arrestado, de 35 años y que había sido vigilado por su cercanía con medios salafistas, ha comenzado a colaborar con los agentes tras dos días de intensos interrogatorios, indicaron las fuentes citadas por la televisión "BFMTV".

Según la edición digital del diario "Le Parisien", Salhi reconoció haber decapitado a su jefe en un aparcamiento tras haberlo matado.

Agentes franceses registran el aparcamiento en cuestión en busca de elementos.

El sospechoso se mostró menos claro a la hora de determinar los motivos de su acto.

Según "Le Parisien", aseguró atravesar "dificultades personales ligadas a su trabajo y a su familia".

"BFMTV" afirmó que Salhi confesó haber tenido una fuerte disputa con su esposa la víspera del atentado.

La esposa y la hermana del sospechoso continúan arrestadas en los locales de la policía de Lyon.

En las próximas horas está previsto que Salhi sea trasladado a París para proseguir su interrogatorio en los locales de la brigada antiterrorista, situados a las afueras de la capital.

Salhi fue reducido por un bombero cuando abría bombonas de acetona en una planta química en Saint-Quentin-Fallavier, a pocos kilómetros de Lyon, tercera ciudad del país.

Antes, había colgado de una verja la cabeza de su jefe en la empresa de paquetería en la que trabajaba y la había rodeado de pancartas con inscripciones musulmanas.

Posteriormente, estrelló su vehículo contra un almacén donde había bombonas de gas, lo que provocó una gran explosión que no causó víctimas entre el medio centenar de empleados de la empresa.

El sospechoso fue detenido y conducido en un primer momento a un hospital de Lyon para ser atendido de las heridas que le causó la explosión.

Desde su salida del centro está en los locales de la policía en Lyon, donde ha sido interrogado.

En un primer momento, Salhi se mostró poco cooperativo con los agentes, pero según sus abogados en las últimas horas ha comenzado a dar detalles de los hechos.

El atentado, el primero con una decapitación registrado en Francia, llevó al Ejecutivo a elevar el nivel de alerta antiterrorista en la región Rhone-Alpes durante tres días.

El primer ministro, Manuel Valls, indicó hoy que la amenaza terrorista es "importante" en el país y señaló que el combate contra el terrorismo "debe entablarse a largo plazo".

"Será un combate largo, no se pueden reclamar resultados inmediatos", indicó el jefe del Gobierno en una entrevista conjunta con "Le Monde" y otros medios.

En paralelo, el primer ministro reclamó a la sociedad un "espíritu de unidad" y "sangre fría".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación