Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Son las elecciones más complejas del país vecino

Es la primera vez en la historia de Honduras que participan nueve partidos, ya que siempre han competido sólo dos.

HONDURAS. Las elecciones generales de mañana en Honduras serán las más complejas por la participación, por primera vez, de nueve partidos políticos, entre ellos el del expresidente Manuel Zelaya, derrocado en 2009.

Los candidatos a la presidencia son ocho debido a una alianza de los partidos Unificación Democrática (UD) y el Frente Amplio Político en Resistencia (Faper), ambos de izquierda y con escaso arrastre popular, que se presentarán con Andrés Pavón, quien no alcanza ni el 1 % de la intención de voto, según sondeos.

De los nueve partidos que participan en la contienda, cuatro surgieron después del golpe de Estado del 28 de junio de 2009 que derrocó al entonces presidente hondureño Manuel Zelaya, quien pretendía reformas constitucionales que la ley le impedía.

Otros dos partidos con opciones de triunfo serían el Liberal, conservador y primera y fuerza de oposición, que en 2006 llevó al poder a Manuel Zelaya, y el Anticorrupción, que dirige Salvador Nasralla.

En opinión del director de la Agencia Audiovisuales y Análisis de Prensa (AAP), Manuel Torres, "el sistema político hondureño se está abriendo al multipartidismo y en principio cuatro de los nueve partidos son los que tienen más posibilidades de tener una representación significativa entre los votantes".

"Los pequeños que surgieron con la primera transición a la democracia (1980) tienen posibilidades más escasas en esta ocasión, pero probablemente no pierdan su condición legal debido a que los requisitos de permanencia son mínimos", agregó el analista.

Los tres partidos fundados entre 1968 y 1992, Innovación y Unidad-Socialdemócrata, Democracia Cristiana, y Unificación Democrática, han tenido juntos en el Parlamento hasta 12 diputados.

En lo que respecta a los votantes independientes, Torres considera que votarán "no lo que prefieren, sino lo que rechazan" de los políticos, en un país que ha sido conservador.

La sorpresa en el proceso electoral la ha dado el partido Libre, que surgió de una base popular en las calles tras el derrocamiento de Zelaya y de algunos miembros del Partido Liberal.

Eso implicaría que los partidos tradicionales, Nacional y Liberal, ya no se impondrían por mayoría de sus bancadas, como ha venido ocurriendo desde 1980.

Hasta ahora el proceso se ha desarrollado con incidentes menores y con llamamientos de grupos locales de sociedad civil, iglesias, empresarios, medios de prensa, el Tribunal Supremo Electoral y observadores internacionales, entre otros, a votar masivamente. La empresa privada también se sumó al llamado. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación