Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sin acuerdo por familias migrantes en Estados Unidos

Abogados de los derechos de los migrantes y el departamento de Justicia de EE.UU. no lograron acuerdos por la situación de las madres e hijos detenidos allá

LLEGADA MIGRANTES (DEPORTADOS)

Familiares de ni?os y adultios que son deportados de mexico, se presentaron el martes 22 de julio a la direcci?n de atencion al migrante, donde buses procedentes de... | Foto por SV

Familiares de ni?os y adultios que son deportados de mexico, se presentaron el martes 22 de julio a la direcci?n de atencion al migrante, donde buses procedentes de chiapas trasladaon una buena cantidad de compatriotas de regreso a El salvador. Seg?n datos no oficiales algunos de los menores deportados son reinsidentes en su intento de llegar a los estados unidos

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos y los abogados por los derechos de los inmigrantes siguen sin llegar a un acuerdo en una demanda sobre las condiciones que enfrentan niños migrantes detenidos junto con sus madres tras cruzar la frontera con México.
De acuerdo con documentos presentados el viernes ante una corte en California, los abogados de ambas partes han estado tratando de llegar a un acuerdo desde que la juez federal de distrito, Dolly M. Gee, emitió un fallo tentativo en abril de que el actual sistema de detención de familias viola un acuerdo judicial alcanzado hace 18 años que prohíbe que niños inmigrantes sean detenidos en instalaciones seguras sin licencia.
En papeles judiciales interpuestos en Los Ángeles, ambas partes dijeron que habían “trabajado diligentemente para solucionar estos asuntos” pero no pudieron alcanzar un acuerdo, y dijeron que “más conversaciones serían infructuosas”.
Los abogados por los derechos de los inmigrantes que presentaron la demanda se sintieron decepcionados de que no vieron más disposición del gobierno para honrar el acuerdo anterior, dijo Peter Schey, director general del Centro para los Derechos Humanos y el Derecho Constitucional, tras la presentación de los documentos.
“Seguiremos luchando hasta que alcancemos una política que coloque a estos niños en el escenario menos restrictivo”, dijo Schey.
Los funcionarios del Departamento de Justicia dijeron que no harán comentarios al respecto más allá del documento.
El gobierno inyectó millones de dólares a dos grandes centros de detención para mujeres y niños después de que decenas de miles de familias inmigrantes, la mayoría madres con niños de Centroamérica, cruzaron el río Bravo e ingresaron a Texas a mediados del año pasado. 
Huían de la violencia
Muchas de las familias detenidas han afirmado que huían de la violencia de pandillas y de sus hogares en sus países: El Salvador, Guatemala y Honduras.
Los centros en Karnes City y Dilley, ambos ubicados al sur de San Antonio, contenían recientemente a más de 2 mil mujeres y niños en total. 
Una tercera instalación aunque más pequeña está ubicada en el condado Berks, Pennsylvania. 
Las tres son supervisadas por el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas, pero son administradas por operadores privados de prisiones.
En su fallo tentativo, Gee había determinado que detener a niños viola partes de un acuerdo de 1997 de un caso anterior. El acuerdo requiere que niños inmigrantes sólo sean entregados a orfanatos o a parientes y si deben permanecer retenidos, deberían ser mantenidos en el ambiente menos restrictivo posible, en instalaciones con licencia para atender a niños.
Dijo también que el acuerdo cubría a todos los niños bajo custodia de funcionarios federales de inmigración, incluso los que tienen a un progenitor y que las nuevas instalaciones de detención son seguras y no cuentan con las licencias adecuadas para el manejo de niños.
El Departamento de Justicia había argumentado que era necesario modificar el acuerdo y utilizar la detención con el fin de intentar disuadir a otros inmigrantes para que no vengan a la frontera tras la gran cantidad que llegaron el año pasado. 
Unos 38 mil niños arribaron con sus madres a la frontera durante el 2014, una situación que provocó una crisis para los tres países del triángulo norte de Centroamérica.
El gobierno dijo también que era una forma de mantener juntas a las familias mientras se revisaban sus casos de inmigración.
De hecho, el Senado estadounidense ha destinado $675 millones, que deben ser avalados, para programas sociales en estos países.
Desde el fallo tentativo, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas ha prometido hacer que las instalaciones sean más adecuadas para los niños y proporcionar mejor supervisión. 
El mes pasado, Jeh Johnson, secretario de Seguridad Nacional, anunció el fin de la detención a largo plazo para madres con niños que presenten casos creíbles de que temen persecuciones en sus países natales.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación