Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sarkozy, imputado por "corrupción activa"

El expresidente de Francia es investigado por tráfico de influencias

Sarkozy en una imagen del pasado 25 de junio; él presidió Francia de 2007 a 2012. edh/ archivo

Sarkozy en una imagen del pasado 25 de junio; él presidió Francia de 2007 a 2012. edh/ archivo

Sarkozy en una imagen del pasado 25 de junio; él presidió Francia de 2007 a 2012. edh/ archivo

FRANCIA. El expresidente francés Nicolás Sarkozy fue imputado ayer por "corrupción activa", tráfico de influencias y encubrimiento de la violación del secreto profesional.

El anuncio de la Fiscalía a los medios en un comunicado llegó después de que Sarkozy pasara quince horas declarando como detenido ante la policía y otras tres horas ante los jueces, a las afueras de París, medida inédita para un jefe del Estado francés.

El delito por tráfico de influencias, según el código penal francés, puede acarrear una pena de hasta de diez años de prisión y $205 mil de multa.

Además, la condena puede suspender algunos derechos civiles.

En el mismo caso, que investiga si Sarkozy y su entorno crearon una red de informadores que les mantenía al tanto de la evolución de los procesos judiciales que amenazan al político conservador, también han sido imputados hoy su abogado, Thierry Herzog, y un alto magistrado del Tribunal de Casación, Gilbert Azibert.

Los tres tuvieron que declarar ante la policía judicial en calidad de detenidos, un estatuto que ofrece la asistencia de un letrado, derecho al que renunció Sarkozy, abogado de profesión.

Los investigadores, quienes grabaron conversaciones telefónicas de Sarkozy y de algunos de sus ministros más cercanos, sospechan que su abogado recababa información de consejeros del Tribunal Supremo.

Estos le informaban supuestamente de los avances en la investigación sobre presunta la financiación ilegal de la campaña que llevó al Palacio del Elíseo en 2007.

Según esa teoría, el defensor de Sarkozy prometió como contrapartida al magistrado Azibert que el expresidente le ayudaría en su demanda de conseguir un puesto que buscaba en la administración de Mónaco, que nunca obtuvo.

Sin embargo, la defensa del letrado Herzog sostiene que esas escuchas son ilegales por violar el derecho a la confidencialidad entre abogado y cliente y no entran en el contenido de las mismas.

Es la primera vez que un exjefe de Estado francés es retenido por la policía y supone el último revés para las esperanzas de Sarkozy de volver a la política tras su derrota en las elecciones de 2012 a manos del socialista François Hollande. El político conservador niega haber hecho algo ilegal.

Sarkozy perdió su inmunidad presidencial un mes después de abandonar el cargo en junio del 2012.

La decisión judicial es particularmente delicada porque los allegados de Sarkozy y el propio expresidente han ido preparando el terreno de su regreso a la política con las elecciones de 2017 a la vista.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación