Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

España

Sacerdote español con ébola, estable tras ingresar en hospital de Madrid

El Gobierno decidió repatriarlo junto con otra religiosa en un avión medicalizado que aterrizó el jueves por la mañana en la capital española

Pancartas preventivas ante la proliferación del virus.

Pancartas preventivas ante la proliferación del virus.

Pancartas preventivas ante la proliferación del virus.

El sacerdote español infectado en Liberia con el virus del ébola, el primer europeo víctima del último brote de la enfermedad que ha cobrado la vida de 932 personas, se mantenía estable el jueves tras ingresar en el hospital Carlos III de Madrid.

Miguel Pajares, de 75 años, trabajaba para una ONG y dio positivo en un test de ébola en un hospital de Monrovia. El Gobierno español decidió repatriarlo junto con otra religiosa con pasaporte español, Juliana Bohi, en un avión medicalizado que aterrizó el jueves por la mañana en la capital española.

"Los pacientes han llegado bien. Un poco desorientados. Ahora están aislados", dijo a periodistas Javier Rodríguez, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

"La monja está en muy buena situación general y el cura está en situación estable", dijo otro funcionario de salud, también a medios, tras una primera evaluación de los pacientes ya ingresados en el hospital.

Aunque Bohi no tiene confirmado el virus del ébola en un test realizado en Liberia, las autoridades sanitarias españolas están a la espera de otra prueba para descartar su infección.

Imágenes de televisión mostraron a tres ambulancias escoltadas por motos y coches policiales recorriendo el trayecto entre el aeropuerto de la base militar de Torrejón de Ardoz, donde aterrizó el avión hacia las 0800 horas, y el hospital Carlos III.

El hospital había trasladado previamente a otros centros a sus pacientes ingresados y acondicionó la sexta planta del hospital para los dos repatriados, dijeron los trabajadores del centro.

El virus hemorrágico, que no tiene cura conocida, ha infectado a más de 1,600 personas tras su última aparición en África Occidental, poniendo bajo presión la capacidad de unos sistemas de salud con poca financiación y de grupos de ayuda en una de las regiones más empobrecidas del mundo.

Estados Unidos ha repatriado desde África a dos de sus ciudadanos afectados por el virus. Los dos recibieron un tratamiento experimental contra la enfermedad.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación