Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Rusia prohíbe importación de alimentos de Occidente en respuesta a sanciones

Sin embargo, la medida tomada por Moscú podría ser una enorme oportunidad para Brasil, según el secretario de política agrícola de ese país sudamericano

Rusia prohibió a partir de hoy y durante un año la importación de la mayoría de los productos alimenticios, agrícolas y ganaderos procedentes de la UE, EE.UU., Australia, Canadá y Noruega, en respuesta a las sanciones contra Moscú.

Rusia prohibió a partir de hoy y durante un año la importación de la mayoría de los productos alimenticios, agrícolas y ganaderos procedentes de la UE, EE.UU., Australia,...

Rusia prohibió a partir de hoy y durante un año la importación de la mayoría de los productos alimenticios, agrícolas y ganaderos procedentes de la UE, EE.UU., Australia, Canadá y Noruega, en respuesta a las sanciones contra Moscú.

Rusia prohibió las importaciones de numerosos alimentos de países occidentales en respuesta a las sanciones aplicadas por su rol en la crisis de Ucrania, mientras que la OTAN instó a Moscú a retirar sus tropas y dar un paso atrás del "borde del precipicio".

La medida de Moscú, que tenía a Europa en ascuas sobre el futuro comercial inmediato, fue más severa de lo esperado y aísla a los consumidores rusos del comercio mundial a un nivel no visto desde la era soviética.

Varios países ya advirtieron sobre duras consecuencias a sus economías y el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dijo el jueves que la crisis en Ucrania se ha convertido en un factor de riesgo para la zona euro aunque el impacto de las sanciones aprobadas por Moscú es aún incierto.

Sin embargo, las malas noticias para varias potencias occidentales podrían ser buenas para Brasil, cuyo secretario de política agrícola, Seneri Paludo, dijo el jueves que la prohibición a productos alimenticios estadounidenses representa una enorme oportunidad para las exportaciones de granos y carne del gigante sudamericano.

En el este de Ucrania, un equipo de recuperación holandés suspendió sus trabajos en el lugar donde el mes pasado fue derribado un avión de pasajeros malasio en territorio en manos de rebeldes, indicando que la zona se había vuelto demasiado peligrosa.

Ucrania dijo que la detención en el proceso de recuperación de restos implicaba una suspensión del alto al fuego en el sector, donde lucha contra rebeldes que según Occidente están armados y financiados por Moscú.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, pidió el jueves a Rusia que retire sus tropas de la frontera con Ucrania y "retroceda del borde del precipicio".

En Kiev y luego de que la alianza asegurara que Rusia había reunido a 20,000 soldados cerca de la frontera y podría estar planeando una invasión, Rasmussen afirmó que Moscú "no debería usar la fuerza de paz como una excusa para hacer la guerra".

El derribo del avión malasio, con 298 personas a bordo, fue una trágica consecuencia de la "irresponsable" política de Rusia de apoyo a los separatistas y de buscar la desestabilización de Ucrania, agregó.

Según el jefe de la alianza, el apoyo de Rusia a los separatistas crece "en escala y sofisticación".

REPRESALIA

Las acciones rusas caían después del anuncio de Moscú de una prohibición de un año a todas las exportaciones de carnes, pescados, lácteos, frutas y vegetales de Estados Unidos, los 28 estados miembros de la UE, Canadá, Australia y Noruega.

Rusia compró alimentos por un valor de 43,000 millones de dólares el año pasado. Se ha convertido por lejos en el mayor consumidor de frutas y vegetales de la UE, en el segundo mayor comprador de aves de corral de Estados Unidos y en un importante consumidor global de pescado, carnes y lácteos.

El presidente Vladimir Putin ordenó al Gobierno que adoptara las medidas en respuesta a la decisión de las potencias occidentales de imponer sanciones a los sectores de defensa, energía y finanzas de Rusia por su apoyo a la rebelión separatista en el este de Ucrania.

Putin había prometido que las medidas no afectarían a los consumidores rusos, lo que sugirió que podría haber excluido a algunos productos populares. Pero finalmente, las restricciones anunciadas por el primer ministro Dmitry Medvedev no mencionaban excepciones.

El anuncio generó un alza en los rendimientos de los bonos rusos a su mayor nivel en años y Moscú ya está experimentando una liquidación de sus acciones.

El ministro de Agricultura ruso, Nikolai Fyodorov, reconoció que la medida causará un aumento en el corto plazo en la inflación, pero dijo que no veía un peligro en el mediano o largo plazo. Rusia compensará con más importaciones de otros mercados como carne brasileña o queso de Nueva Zelanda.

La prohibición rusa entrará en vigencia el 7 de agosto y se extenderá por un año, dijo el Gobierno.

Fyodorov dijo que el veto no tendrá un impacto en las exportaciones de granos de Rusia.

Finlandia y Polonia advirtieron de duras consecuencias a sus economías y autoridades europeas de agricultura se reunirán la semana próxima de emergencia para considerar el impacto de la medida rusa.

En un comunicado, el ministro francés de Agricultura, Stephane Le Foll, dijo el jueves que tuvo contacto con los Gobiernos de Polonia y Alemania sobre alcanzar una posición coordinada entre los tres países.

La Comisión ejecutiva de la UE dijo que se reservaba el derecho a tomar acciones para combatir la prohibición rusa.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación