Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Rusia prohíbe la Iglesia de la Cienciología

Representantes del grupo rechazaron hoy los argumentos del tribunal y niegan haber violado la ley federal rusa

Vladimir Putin

El Gobierno de Vladimir Putin recibió duras sanciones económicas por su papel en la crisis política y militar de Ucrania. | Foto por elsalv

La Justicia rusa prohibió hoy la Iglesia de la Cienciología, al considerar que viola la ley sobre libertad religiosa. 

El Tribunal Urbano de Moscú dictaminó que la Iglesia de la Cienciología, que está registrada en este país como una marca comercial, no puede ser considerada una organización religiosa, según informan medios locales. 

De esta forma, la corte satisfizo la petición del Ministerio de Justicia, que ordenó a esa organización que se disuelva en el plazo de seis meses. 

Representantes del grupo rechazaron hoy los argumentos del tribunal, niegan haber violado la ley federal rusa y adelantaron que recurrirán el fallo. 

"La decisión no es definitiva y será recurrida", dijo uno de sus portavoces. 

La Iglesia de la Cienciología, que está registrada en Rusia desde 1994, considera que su disolución viola los derechos de sus 10,000 fieles en este país. 

En agosto pasado la policía incoó un caso penal contra esa organización por tenencia ilegal de equipos de escucha y recogida de información sobre la vida privada de las personas tras un registro de su sede en la capital rusa. 

En Rusia existen cuatro confesiones acuñadas en la Constitución como oficiales -la religión ortodoxa, el islam, el budismo y el judaísmo-, aunque también hay minorías católicas y protestantes, entre otras. 

La Iglesia de la Cienciología, fundada en California en 1953 por el escritor de ciencia-ficción Ronald Hubbard y que cuenta entre sus miembros a famosos actores como Tom Cruise o John Travolta, está prohibida en varios países europeos

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación