Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Reportero de EE. UU. preso en Irán acusado de espionaje

Se trata de un periodista del diario Washington Post que está detenido desde hace más de ocho meses

Foto Internet

Foto Internet

Foto Internet

TEHERÁN. Un periodista del Washington Post detenido en Irán hace más de ocho meses está acusado de "espionaje" y "actos contra la seguridad nacional", informó ayer la agencia noticiosa semioficial Fars.

La agencia, que se considera cercana al sector más intransigente iraní, no mencionó la fuente de la información.

Funcionarios iraníes dijeron que Jason Rezaian debe responder a acusaciones de "seguridad" y será juzgado en la Corte Revolucionaria, donde habitualmente se ventilan los casos relacionados con la seguridad nacional.

La abogada de Rezaian, Leila Ahsan, declinó hacer declaraciones sobre los cargos específicos presentados contra su cliente, pero señaló a The Associated Press que ha terminado de estudiar el texto de la acusación formal e informará a la familia de Rezaian en los próximos días. Ahsan afirmó que el mes pasado visitó al periodista en prisión.

"Parecía estar de buena salud y buen ánimo. Puedo verlo en cualquier momento. Jason me pidió que presentara una fuerte defensa. Estoy en comunicación constante con su esposa y su familia. He solicitado que la corte efectúe el juicio lo más pronto posible", agregó.

Rezaian, su esposa Yeganeh Salehi y dos fotoperiodistas fueron detenidos el 22 de julio en Teherán. Todos recuperaron la libertad menos Rezaian, que tiene la doble ciudadanía iraní y estadounidense. Irán no reconoce la doble ciudadanía y lo considera iraní.

Según el despacho de Fars, Rezaian obtuvo información económica e industrial iraní y la vendió a estadounidenses a los que no identifica. También lo vincula con Omid Memarian, un periodista opositor iraní radicado en Estados Unidos. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación