Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Renuncia presidenta de Petrobras en medio de escándalo

La empresa petrolera es investigada por un esquema de sobornos que ha resultado en acusaciones en contra de 86 personas

La presidenta de Petrobras, María das Graças Foster, a su llegada al Aeropuerto Internacional de Brasilia, Brasil.

La presidenta de Petrobras, María das Graças Foster, a su llegada al Aeropuerto Internacional de Brasilia, Brasil.

La presidenta de Petrobras, María das Graças Foster, a su llegada al Aeropuerto Internacional de Brasilia, Brasil.

La presidenta de Petrobras, Maria das Graças Foster, y cinco directores renunciaron a sus cargos en medio de un escándalo de corrupción que ha dañado la imagen de la petrolera estatal, informó la compañía el miércoles.

La empresa dijo en un comunicado que el consejo de administración se reunirá el viernes para elegir a la nueva dirección ejecutiva debido a las renuncias, anunciadas un día después de una reunión de Foster con la presidenta de Brasil Dilma Rousseff en la que se rumoró la salida, enviando las acciones de la petrolera a la alza. Petrobras no reveló los nombres de los cinco directores que renunciaron y aún no es claro quién reemplazará a Foster.

Foster, una ingeniera de 61 años que desde 2012 fue la primera mujer en dirigir una petrolera grande en el mundo, no ha sido involucrada personalmente en una red de sobornos de cientos de millones de dólares que envuelve a las empresas de construcción más grandes del país que acordaron con la empresa inflar contratos para apoderarse de las ganancias. Niega también haber sido informada sobre irregularidades en la compañía en la que ha trabajado más de tres décadas.

Rousseff había defendido a Foster como su aliada y se había rehusado a sustituirla mientras no hubiera pruebas de mala conducta, a pesar de que la presidenta de la petrolera había ofrecido renunciar debido a fuertes exhortaciones por parte de políticos y otros líderes empresariales.

Petrobras es la empresa más grande del país y una de las petroleras más grandes del mundo que exploran yacimientos en alta mar. Sin embargo, en los últimos meses se investiga por un esquema de sobornos que ha resultado en acusaciones en contra de 86 personas, muchos de ellos ejecutivos de empresas constructoras que pagaban para obtener contratos. Tres exdirectores de Petrobras han sido implicados en la red.

Según la fiscalía, la causa suma al menos 800 millones de dólares en sobornos y otros pagos ilegales y que parte del dinero obtenido fue a parar a las arcas del gobernante Partido de los Trabajadores y otros dos partidos políticos. Hasta ahora han dicho que se han recuperado 170 millones.

Las autoridades investigan a más de 230 empresas que podrían haber formado parte de la red, y aún se espera que se anuncien cargos contra decenas de políticos, en su mayoría miembros del Congreso, que se sospecha estaban involucrados.

Mientras tanto, la compañía enfrenta grandes presiones para sanear su deuda. Las agencias de calificación de riesgo Moody's y Fitch redujeron la semana pasada la calificación de la empresa, dificultando aún más su capacidad financiar. Su último balance presentado el 28 de enero de manera tardía reveló que sus ganancias bajaron 9% con respecto al mismo período en 2013 sin contabilizar las disminuciones de los valores de sus activos debido a los precios inflados a causa de los sobornos.

Luego Foster anunció que la empresa restringiría las actividades de exploración "al mínimo necesario", un drástico giro en una empresa que hace unos años descubrió grandes yacimientos de petróleo en alta mar que prometían impulsar al país a vías del desarrollo.

Creció la presión por sustituir al liderazgo de la petrolera aún más cuando Foster estimó que las pérdidas debido a los actos de corrupción podrían equivaler unos 30,000 millones de dólares, un cálculo preliminar que aparentemente enfureció a la presidenta Rousseff y que no fue presentado en el informe de resultados trimestral.

"Petrobras está en una posición insostenible", dijo Fabio Funsetti, un analista para Antares Capital Management, con sede en Sao Paulo, que agregó que la decisión era inevitable pero que llegó tarde. "Tienen que empezar a cambiar las cosas de una manera muy significativa. Los resultados de la empresa son preocupantes. Petrobras está en niveles peligrosos de deuda".

Las acciones de Petrobras subieron 15% el martes cuando comenzaron los rumores de la salida de Foster, pero cayeron un 1,5% el miércoles.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación