Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Reino Unido suplica a Escocia que no se separe

Los escoceses votarán por la independencia de los británicos el próximo 18 de septiembre.

El primer ministro británico, David Cameron, durante su intervención en Edimburgo.

El primer ministro británico, David Cameron, durante su intervención en Edimburgo.

El primer ministro británico, David Cameron, durante su intervención en Edimburgo.

LONDRES. El primer ministro británico, David Cameron, imploró ayer a los escoceses que rechacen la independencia y mantengan "intacta" la familia del Reino Unido, en un intento por detener el firme ascenso del apoyo secesionista antes de una votación del 18 de septiembre.

Cameron pidió que los escoceses usen la mente y el corazón cuando voten la próxima semana. Les recordó la historia compartida y los lazos con Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, evocando la Segunda Guerra Mundial y la lucha contra Hitler.

También advirtió que si Escocia se independiza no podrá mantener la libra como moneda, se perderán empleos y la seguridad se debilitará.

"Se me rompería el corazón si esta familia de naciones se despedaza", dijo Cameron, en Edimburgo.

Si Escocia vota a favor de la independencia, el trabajo de Cameron estará en riesgo antes de las elecciones, previstas para mayo de 2015.

Para alivio de quienes abogan por la unión, un sondeo publicado ayer mostró que un 53% de los escoceses votaría en contra de separarse de Reino Unido, mientras que un 47% optaría por la independencia, sin cambios desde un sondeo realizado el 28 de agosto.

Las cifras de la encuesta, que fue realizada por Survation para el Daily Record, excluyeron a un 10% de indecisos.

Cameron, el líder de la oposición Ed Miliband y el líder liberaldemócrata Nick Clegg visitaron Escocia ayer y pidieron a los escoceses que no rompan su unión de 307 años con Inglaterra, visita que fue calificada por el primer ministro escocés y líder nacionalista Alex Salmond como una señal de pánico.

Tras el referéndum, Reino Unido y Escocia se enfrentarían a 18 meses de conversaciones sobre cómo hacer el reparto de todo, desde el petróleo del Mar del Norte y la libra esterlina, hasta la integración en la Unión Europea y la principal base nuclear británica submarina de Faslane.

Las naciones británicas han compartido la misma monarquía desde 1603. La unión formal creó el Reino de Gran Bretaña en 1707, conocido hoy como el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, que incluye a Inglaterra, Irlanda del Norte, Escocia y Gales. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación