Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El régimen cubano quiere que Chávez jure el cargo como sea

Según el diario ABC, el régimen castrista no ha presionado a los médicos cubanos, quienes deberán alistar el regreso de Hugo Chávez a Venezuela

El pasado 13 de enero, el dictador Raúl Castro (centro) se reunió con los cuatro principales dirigentes venezolanos en La Habana, entre ellos Nicolás Maduro (der.).

El pasado 13 de enero, el dictador Raúl Castro (centro) se reunió con los cuatro principales dirigentes venezolanos en La Habana, entre ellos Nicolás Maduro (der.).

El pasado 13 de enero, el dictador Raúl Castro (centro) se reunió con los cuatro principales dirigentes venezolanos en La Habana, entre ellos Nicolás Maduro (der.).

MADRID. Ante la presión de la oposición, el gobierno chavista estaría evaluando trasladar al gobernante Hugo Chávez a Caracas con el fin de al menos "poder juramentar el cargo y nombrar vicepresidente a Nicolás Maduro", según informó la corresponsal en Washington del diario español ABC, Emili J. Blasco.

Según indicó la publicación, los médicos cubanos que atienden a Chávez han estado recibiendo una enorme presión del régimen castrista para lograr que el venezolano consiga estabilizarse mínimamente con el fin al menos de poder juramentar el cargo y logra entronizar a Nicolás Maduro, aunque un desplazamiento en avión a Venezuela suponga importantes riesgos para su delicada condición.

De acuerdo con el diario español, las pláticas con los doctores habrían sido entre la cúpula chavista encabezada por Maduro y Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional venezolana, junto a los hermanos Castro.

Así lo aseguran fuentes en contacto con el equipo de facultativos destacados en el Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas cubano (Cimeq), que no descartan que próximamente Chávez sea trasladado quizás al Hospital Militar de Caracas, donde juramentaría y probablemente quedaría internado mientras avanza su cáncer terminal. Al parecer se estarían haciendo ya algunos preparativos en la capital venezolana.

Además la publicación afirma que Chávez ha comenzado a mostrar fallos en el corazón.

De acuerdo con la última información médica recibida por el diario ABC, el gobernante tuvo un ligero paro cardiaco el pasado 5 de enero, lo que le hizo perder la conciencia y lo llevó a una situación de coma que duró aproximadamente un cuarto de hora.

Aunque los médicos pudieron revertir el coma con medidas terapéuticas, Chávez no recobró la conciencia sino hasta varios días después; luego ha permanecido en estado semiinconsciente. Los últimos días se le había removido el ventilador artificial.

A principios del mes, José Rafael Marquina, médico venezolano residente en Estados Unidos, quien ha sido la voz no oficial más representativa para revelar datos sobre la salud de Chávez, había declarado que mantener a Chávez conectado al ventilador "es un sufrimiento innecesario" y la decisión de desconectarlo puede tomar semanas.

En aquella ocasión recalcó que "para el mes de abril, la enfermedad (cáncer) ocupará todo el cuerpo del presidente (Chávez) y no va a tener compatibilidad con la vida", aseguró al hablar acerca del tumor que fue detectado en junio de 2011.

Sin revelar sus fuentes, el galeno afirmó que las decisiones equivocadas del equipo médico que atiende gobernante han complicado la salud.

La mejoría que presumen los aliados de Chávez se fundamenta en el retiro del ventilador artificial que tenía el gobernante.

No obstante, su condición general sigue siendo crítica. Recientes pruebas indican la posibilidad de que tenga hemorragia en el abdomen, lo que aconsejaría una nueva cirugía que en estos momentos no sería posible practicarle por su extrema debilidad.

Según los informes del diario español, tampoco se considera por ahora posible un conveniente trasplante de médula para afrontar la constante extensión de células cancerígenas en médula ósea.

En lugar de buscar una estabilización que permita afrontar a medio plazo tratamientos contra el cáncer, las autoridades cubanas han insistido a sus médicos en una estrategia a mucho más corto plazo, que faculte a Chávez ser llevado a Caracas para el acto de juramento.

Desconfían de Cabello

Fuentes conocedoras de la estrategia destacan la absoluta prioridad de Cuba de que Maduro pueda ser confirmado como vicepresidente sin las sombras constitucionales que cuestionan ahora sus funciones, así como de impedir que Diosdado Cabello, presidente de la AN y de quien desconfían profundamente, y que podría ser nombrado máxima autoridad en Venezuela mientras se convoca a nuevas elecciones, si se da el escenario.

El artículo 231 de la Carta Magna, promulgada por Chávez en 1999, estipula que el presidente tome juramento ante la Asamblea Nacional el 10 de enero. Pero si se declara una "falta absoluta" del mandatario "antes de la toma de posesión", el artículo 233 prevé que el presidente de la Asamblea Nacional asuma la presidencia temporalmente y en un lapso de 30 días se realicen elecciones presidenciales anticipadas. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación