Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Reducir violencia será el reto del nuevo presidente de Honduras

El vecino país registra 4,993 asesinatos en 6 meses

Un taxista fue asesinado el martes en Tegucigalpa, Honduras. La gente observa el trabajo de los forenses que retiran el cadáver del conductor. Foto EDH / AP

Un taxista fue asesinado el martes en Tegucigalpa, Honduras. La gente observa el trabajo de los forenses que retiran el cadáver del conductor. Foto EDH / AP

Un taxista fue asesinado el martes en Tegucigalpa, Honduras. La gente observa el trabajo de los forenses que retiran el cadáver del conductor. Foto EDH / AP

HONDURAS. Reducir la violencia causada por el narcotráfico será uno de los retos que afrontará el futuro presidente de Honduras que salga electo en los comicios de este domingo, dijeron ayer varios analistas.

"El principal reto que tendrá el próximo gobierno será diseñar una política integral de seguridad para reducir la violencia que genera el narcotráfico", declaró Matías Funes, analista político.

Honduras, que en el primer semestre de este año registró 4,993 muertos, es considerado uno de los países más violentos del mundo pese a que no se encuentra sumido en una guerra convencional.

Según Funes, el futuro gobernante recibirá una nación "azotada" por la violencia criminal, que es vinculada por las autoridades a las redes internacionales del narcotráfico, que utilizan el país centroamericano como puente para enviar cocaína a Estados Unidos, el mayor mercado de consumo del mundo.

"Honduras no tiene los recursos humanos ni tecnológicos para hacerle frente al narcotráfico, por lo que necesita de la colaboración de otros países, en particular de Estados Unidos", subrayó Funes.

Por Honduras transita el 80 % de la droga que llega a México desde Suramérica con destino a EE. UU., según autoridades de Washington.

Migdonia Ayestas, directora del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), coincidió con Funes pero advirtió de que el futuro gobernante también tendrá que "fortalecer los organismos de investigación para no seguir engrosando la impunidad" en este país centroamericano.

Las autoridades hondureñas han reconocido que el país no tiene las estructuras necesarias para combatir la violencia así como su poca capacidad para investigar los homicidios, que en un 80 % quedan impunes.

A juicio de Ayestas, el próximo gobierno también tendrá que "mejorar la seguridad y disminuir las muertes por causas externas", así como crear una "verdadera política integral de seguridad".

Los hondureños acudirán el próximo domingo a las urnas para escoger al presidente que los gobernará durante los próximos cuatro años a partir del 27 de enero de 2014, cuando el gobernante, Porfirio Lobo, finalice su mandato.

También elegirán a tres designados presidenciales (vicepresidentes), 128 diputados al Congreso Nacional, 20 al Parlamento Centroamericano con sus respectivos suplentes y 298 corporaciones municipales.

En los comicios de Honduras, donde no hay segunda vuelta electoral y gana el candidato que más votos obtenga, participan nueve partidos políticos con ocho candidatos a la Presidencia debido a una alianza entre dos instituciones políticas.

La vuelta de Zelaya

Una de las candidatas a la Presidencia es Xiomara Castro, la esposa del expresidente de Honduras Manuel Zelaya, derrocado en un golpe de estado el 28 de junio de 2009, quien figura entre los favoritos para alzarse con la Presidencia en las elecciones del domingo, mientras que su marido aspira a un puesto de diputado.

Zelaya es el coordinador general de Libertad y Refundación (Libre), un partido de izquierda surgido del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), que nació en las calles tras el derrocamiento del expresidente y que proclamó a Castro "por consenso" como su candidata presidencial. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación