Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Rechazan políticas de Maduro

La oposición salió a protestar 15 días antes de las elecciones

Opositores al gobierno de Maduro acudieron ayer a una marcha convocada por el gobernador de Miranda y líder de la oposición, Henrique Capriles, en Caracas. Foto EDH /EFE

Opositores al gobierno de Maduro acudieron ayer a una marcha convocada por el gobernador de Miranda y líder de la oposición, Henrique Capriles, en Caracas. Foto EDH /EFE

Opositores al gobierno de Maduro acudieron ayer a una marcha convocada por el gobernador de Miranda y líder de la oposición, Henrique Capriles, en Caracas. Foto EDH /EFE

VENEZUELA. Decenas de miles de venezolanos marcharon ayer en todo el país en protesta por la alta inflación y la escasez de productos básicos, a solo dos semanas de elecciones municipales que serán un termómetro de la popularidad del presidente Nicolás Maduro.

La temperatura de la jornada subió desde temprano con la denuncia del jefe opositor Henrique Capriles de que un cercano colaborador suyo fue detenido, un hecho que consideró un intento del oficialismo por acallar las manifestaciones.

Maduro también dijo el viernes por la noche que ordenó detener a "dos operadores" de partidos opositores, sin dar nombres, acusados de contactar a motoristas para que sembraran la violencia durante las manifestaciones de ayer.

Ataviados con los colores amarillo, azul y rojo de la bandera nacional, simpatizantes de la oposición se concentraban en las principales ciudades de Venezuela.

Con Capriles a la cabeza, los líderes de la oposición convocaron a marchar contra una ley que confirió a Maduro poderes para gobernar por decreto durante un año, en momentos en que el Gobierno asegura que enfrenta una "guerra económica" pergeñada desde la oposición con ayuda de Estados Unidos.

Pero la protesta también fue un canal para muchos para expresar quejas por la situación cotidiana que vive el mayor exportador de crudo de Sudamérica.

Maduro llegó a la presidencia de Venezuela a mediados de abril tras vencer por muy poco margen a Capriles. Desde entonces ha tenido que enfrentar una inflación que roza el 55%, episodios de desabastecimiento y una rampante criminalidad que han presionado su popularidad hacia la baja.

Como parte de su estrategia por enderezar la economía, el mandatario ordenó recientemente la inspección de los principales comercios del país para exigirles rebajas hasta un "precio justo", provocando una estampida de compradores que colmó los centros comerciales en busca de televisores, ropa y repuestos de autos.

La oposición ha criticado el otorgamiento de poderes especiales a Maduro a través de una ley habilitante, asegurando que los usará para librar una cacería de brujas en su contra.

Sin embargo, el heredero del fallecido Hugo Chávez ha dicho que las nuevas potestades le permitirán enderezar la economía. Para ello ya aprobó las primeras dos leyes: una que limita los márgenes de ganancias de los minoristas y otra que reorganiza la distribución de divisas oficiales en medio del control cambiario.

"Estoy en contra de la Habilitante que le han dado a este sinvergüenza. Seguiré en la calle todo el tiempo que se pueda porque estoy luchando por mis hijos, por mi familia", aseguró Amanda Ochoa, un ama de casa de 65 años. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación