Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Recapturan a sudanesa condenada a muerte

La detención se efectuó en el aeropuerto, cuando la mujer y su familia iban a subir al avión

Recapturan a sudanesa condenada a muerte

Recapturan a sudanesa condenada a muerte

Recapturan a sudanesa condenada a muerte

La mujer sudanesa liberada este lunes tras haber sido condenada a muerte por convertirse al cristianismo fue detenida este martes junto a su marido y sus hijos en el aeropuerto de Jartum cuando iba a subir a un avión, según ha informado una fuente de seguridad.

Mariam Ibrahim Ishaq, de 27 años, había sido condenada a muerte el mes pasado por convertirse al cristianismo, y puesta en libertad este lunes, después de lo que el Gobierno sudanés calificó de presión internacional "sin precedentes". El responsable no ha dado detalles sobre los motivos del nuevo arresto de la mujer.

El Tribunal de Apelación de Jartum consideró este lunes que el fallo en primera instancia se basó en "pruebas débiles y contradictorias" y que hubo un error de procedimiento al anular el matrimonio entre Ishaq y su marido cristiano.

La doctora fue sentenciada a la horca el pasado 15 de mayo, aunque la Justicia sudanesa le ofreció dos años hasta cumplir la pena para que pudiera amamantar al bebé del que en ese momento estaba embarazada y que nació el 27 de ese mes.

De padre musulmán y madre cristiana, Ibrahim fue condenada por su supuesta conversión al cristianismo, algo que rechazó la joven al asegurar que nunca ha profesado el islam porque fue educada por su madre. La tradición islámica designa automáticamente a los hijos de varones musulmanes como seguidores también de esta religión. El juez sentenció a Ishaq también por adulterio, al declarar nulo su matrimonio en 2011 con Daniel Wani, ya que las leyes de la 'sharía' (ley islámica) no permiten que una mujer musulmana se case con un cristiano.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación