Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Opinión

"Si quieres hacer la paz con tu enemigo tienes que trabajar con él" Mandela

Hemos perdido a un verdadero héroe, luchador incansable a favor de la paz, la libertad y la igualdad. Un hombre que soportó 27 años de encarcelamiento injusto, torturas, opresión y sufrimiento, para salir de la cárcel fiel a su ideal más querido, una sociedad libre y democrática en la que todos podamos vivir en armonía y con iguales posibilidades. Con su alma inconquistable continuó hasta su muerte su lucha por conseguir justicia social, equidad y oportunidades para todos sus hermanos.

Mandela llegó a entender que la única manera de unir a un país es sumando esfuerzos, perdonando a nuestros enemigos, y buscando construir puentes con nuestra oposición. Entendía que las grandes batallas se ganan con humildad y con un genuino espíritu de servicio, uniendo fuerzas para que todos nos convirtamos en compañeros ante una sola lucha para solucionar los grandes problemas de una nación.

En El Salvador vivimos en un país donde faltan oportunidades, donde la división y el resentimiento entre los que tienen y los que no tienen es demasiado amplia, un país donde nuestros ideales se ven ahogados por una realidad de violencia, sufrimiento, pobreza y odio. Es por eso que no puedo dejar pasar esta oportunidad sin pedirles que veamos en Mandela una inspiración para extenderle la mano a quienes, históricamente, hemos visto como enemigos, a quienes no comparten nuestras opiniones o ideologías, pues es la única manera de salir adelante de los problemas que enfrentamos como nación.

Estoy seguro que él, consciente de nuestros desafíos, quisiera vernos caminar juntos en búsqueda de reconciliación y dignidad humana, lo cual lograremos unidos. No necesitamos de otro Mandela, eso sería pedir mucho; necesitamos entender que cada uno somos dueños de nuestro destino y que la diferencia la hacemos nosotros.

Mandela nos enseñó que no importa qué tan estrecha sea la puerta, siempre habrá alguna manera para pasar por ella; le deseo que su alma descanse en paz por la eternidad y que su vida nos inspire a encontrar la paz en nuestra tierra.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación