Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Policía halla 12 bombas caseras en casa de sospechosos del tiroteo en EE.UU.

También indicaron que los sospechosos, eran una pareja casada que antes del ataque dejó a su hija de 6 meses con su abuela

California

 La Policía encontró doce bombas de fabricación casera en el domicilio de los dos sospechosos implicados en el tiroteo de San Bernardino (California, EE.UU.), en el que murieron ayer catorce personas, informó en una rueda de prensa el jefe del organismo de la ciudad, Jarrod Burguan.

También indicaron que los sospechosos, eran una pareja casada que antes del ataque dejó a su hija de 6 meses con su abuela, informaron hoy sus familiares. 

Syed Farook, un hombre de 28 años de nacionalidad estadounidense cuya familia emigró desde el sudeste asiático, era musulmán y llevaba casado dos años con Tashfeen Malik, de 27 años y nacida en Pakistán, de acuerdo con el testimonio de Farhan Khan, el cuñado de ésta. 

Farook, que había estado trabajando durante cinco años para el condado californiano de San Bernardino como inspector de salud, nació en el estado de Illinois. 

El miércoles por la mañana Farook y Malik dejaron a su hija con una abuela de la niña en Redlands, una población próxima a San Bernardino, argumentando que tenían una cita médica, informó el periódico "Los Ángeles Times". 

La abuela comenzó a preocuparse cuando tuvo conocimiento del tiroteo y llamó a Farook y Malik sin obtener respuesta. 

Por ello, sus familiares empezaron a creer que ambos habían sido víctimas del ataque hasta que comenzaron a llegar informaciones de que Farook era uno de los sospechosos implicados en la masacre. 

Farook y Malik fueron abatidos por la tarde en la ciudad de Redlands, tras una persecución policial, y vestían en el momento de su muerte "ropa de asalto" y portaban rifles y pistolas. 

Aunque en un primer momento se habló de la posibilidad de que hubiese un tercer atacante -una persona más fue detenida en el lugar del tiroteo-, la investigación se centra ahora en la hipótesis de que Farook y Malik fueran los únicos responsables de la matanza en el centro de ayuda para discapacitados de San Bernardino. 

Las autoridades indicaron que, por el momento, desconocen el móvil del crimen, aunque aseguraron que existía planificación y que no se trató de algo espontáneo, por lo que no se descartaron motivaciones terroristas. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación