Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pese a tensión, Norcorea acoge turistas y atletas

Mientras, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, enfatizó que su país está dispuesto a sostener contactos con Corea del Norte si la hermética nación asiática da pasos para abandonar su programa nuclear

Foto/ Reuters

Foto/ Reuters

Foto/ Reuters

A pesar de las advertencias de Corea del Norte de que la posibilidad de una guerra en la península coreana es tan alta que no puede garantizar la seguridad de los residentes extranjeros, el domingo exhibió atletas de todo el mundo en una maratón por las calles de la capital, lo que sugiere que sus temores de una inminente crisis militar quizá no sean tan grave como sostiene el gobierno.

En momentos en que se dispone a celebrar el lunes el festivo más importante del año, el nacimiento del fundador del estado comunista Kim Il Sung, la ambivalencia del mensaje de Pyongyang era particularmente sorprendente el domingo. Al tiempo que habla de amenazas de una "guerra termonuclear" muestra la actuación de atletas extranjeros e incluso fomenta el turismo.

Los residentes de Pyongyang se alinearon en las calles para ver a los atletas de 16 países competir en la 26ta edición del Maratón Mangyongdae por la mañana y por la tarde llenaron un auditorio durante una función de gala en la que actuaron artistas étnicamente norcoreanos procedentes de China, Rusia y Japón, parte de los festejos que culminarán en la fecha del nacimiento de Kim - llamado el "Día del Sol"-.

Tras correr por la capital, los atletas extranjeros y centenares de corredores norcoreanos fueron aplaudidos en el estadio Kim Il Sung por decenas de miles de personas. La prensa oficial norcoreana dijo que el maratón fue mayor que en años anteriores y que el entusiasmo fue "elevado entre los maratonistas locales y sus técnicos como nunca antes".

"Ya estuve aquí el año pasado y existe la sensación de que la situación es la misma", dijo el taiwanés Chang Chia-che, que terminó en 15ta posición.

El paseo público de atletas extranjeros y actores forma parte de los festejos del nacimiento con indudable intención propagandística, como parte de los incentivos de Pyongyang para resaltar los acontecimientos de cara al público, pese a las amenazas belicistas que lanza al mundo exterior. En las últimas semanas, Pyongyang dijo que no podía garantizar la seguridad de los extranjeros e indicó a las embajadas que consideraran un plan de evacuación, además de pedir a los extranjeros residentes en Corea del Sur que abandonaran igualmente la península.

Sin embargo, la población general no dio la impresión de verse afectada por la crisis.

Los residentes de Pyongyang se movilizaron en masa para participar en los festejos con ocasión del aniversario: limpiaron las calles, pintaron los edificios y colocaron carteles y banderas en honor de Kim, el abuelo del nuevo líder dinástico, su nieto Kim Jong Un.

Pese a la retórica belicista de Pyongyang, las autoridades comunistas no han ordenado la salida de los extranjeros que se encuentran en el país y varias embajadas se han negado a evacuar Corea del Norte.

EE.UU. está preparado para contactos con Corea del Norte: Kerry

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, enfatizó el domingo que su país está dispuesto a sostener contactos con Corea del Norte si la hermética nación asiática da pasos para abandonar su programa nuclear.

Kerry también prometió que Estados Unidos protegerá a sus aliados asiáticos frente a cualquier acto de provocación por parte de Corea del Norte, pero dijo que Washington quiere una solución pacífica a las crecientes tensiones en la región.

"Estamos preparados para los contactos, pero necesitamos el momento y las circunstancias adecuadas", dijo Kerry, añadiendo que Corea del Norte tiene que dar pasos hacia el abandono de sus programas nucleares.

"Tienen que actuar. Ahora quiero hablar con mis compañeros en Washington sobre cuánto y cómo (...) pero tienen que actuar", dijo Kerry a un pequeño grupo de periodistas.

Corea del Norte amenazó con atacar a Estados Unidos y Corea del Sur luego de que la ONU impusiese nuevas sanciones al país por las pruebas nucleares de febrero. La especulación por el lanzamiento de misiles o más pruebas nucleares ha crecido en los últimos días.

"Creo que es muy desafortunado que haya habido tanta atención en los medios al asunto de la guerra, cuando de lo que se debería estar hablando es de la posibilidad de la paz. Y creo que hay posibilidades", dijo Kerry poco antes en una conferencia de prensa en Tokio tras una reunión con su homólogo nipón, Fumio Kishida.

Kerry llegó a Japón en la última parada de una gira asiática dirigida a consolidar el apoyo para tratar de frenar el programa nuclear de Corea del Norte y dar seguridad a los aliados de Estados Unidos tras semanas de amenazas de guerra desde Pyongyang.

El secretario de Estado estadounidense dijo que su país haría "lo que haga falta" para defender a sus aliados Japón y Corea del Sur, pero añadió: "Elegimos negociar, mover la mesa y encontrar un modo de que la región tenga paz".

Kerry también aclaró sus comentarios hechos el sábado en Pekín, que a juicio de algunos parecieron sugerir que podría ofrecer una retiro de las capacidades defensivas de misiles en Asia si China persuade a Corea del Norte de abandonar su programa atómico.

El Pentágono anunció hace semanas planes para posicionar dos destructores Aegis con misiles guiados en el Pacífico y un sistema de misiles de defensa en Guam.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación