Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pedro Sánchez, el nuevo secretario general del PSOE

El Partido Socialista Obrero Español eligió al nuevo secretario general de una organización dividida y debilitada.

El secretario general electo del PSOE, Pedro Sánchez (izq.), saluda a su antecesor Alfredo Pérez Rubalcaba. Foto edh/reuters

El secretario general electo del PSOE, Pedro Sánchez (izq.), saluda a su antecesor Alfredo Pérez Rubalcaba. Foto edh/reuters

El secretario general electo del PSOE, Pedro Sánchez (izq.), saluda a su antecesor Alfredo Pérez Rubalcaba. Foto edh/reuters

ESPAÑA. El diputado Pedro Sánchez será el nuevo secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), tras ganar las históricas elecciones para el cargo celebradas ayer, y con las que el primer partido de la oposición busca renovarse tras sucesivos descalabros electorales.

En esta elección directa del secretario general, la primera en los 135 años de existencia del partido, participaron el 65,85 de los casi 198.000 militantes (129,411 exactamente).

Sánchez obtuvo el 48.6 % de los votos, frente al 36.19 % de Eduardo Madina y el 15.12 % del representante de Izquierda Socialista, José Antonio Pérez Tapias.

Ahora corresponde al congreso que el PSOE celebrará los días 25 y 26 de julio ratificar al nuevo secretario general.

Sánchez sustituirá en el puesto a Alfredo Pérez Rubalcaba, militante socialista durante 40 años y quien deja la política para volver a ser profesor universitario.

Pedro Sánchez, licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid, máster en Economía Política Europea por la Universidad Libre de Bruselas y en Liderazgo Público por el Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE), se enfrentó en estos comicios internos a Eduardo Madina y a José Antonio Pérez Tapias.

El vencedor, a quien se consideró desde el principio el favorito, votó en Madrid y durante la campaña apostó por "el cambio y la unidad".

La debacle tras las elecciones europeas abrió una crisis que llevó a la dimisión de Rubalcaba como secretario general del PSOE, tras sufrir también una derrota en las generales de 2011 frente al conservador Partido Popular (PP) del actual jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, marcando el fin de una época para la formación.

Ministro y portavoz en los gobiernos de Felipe González (1982-1996) y de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011), el veterano Rubalcaba, reconoció que su sucesor "tiene una tarea enorme por delante" para llevar a cabo una "renovación profunda" del partido.

El primer reto es recuperar la ilusión y los votantes perdidos, después que el PSOE pasara de 11 millones de votos en las elecciones generales de 2008, a 7 millones en las de 2011 y cerca de 3.6 millones de sufragios en las elecciones europeas de mayo pasado.

La crisis económica, el paro y los escándalos de corrupción pasaron factura tanto a socialistas como conservadores, aunque los primeros sufrieron también la competencia a la izquierda de partidos como Podemos, formación de izquierda radical salida de los indignados que fue la gran sorpresa en las europeas. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación