Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Para exigir que 43 jóvenes aparezcan vivos, se toman edificios oficiales

El gobierno estadounidense emitió una nueva alerta de viaje a Guerrero, en donde pide evitar los viajes por carretera ante la violencia.

Profesores, estudiantes y familiares de los jóvenes desaparecidos se enfrentan a la policía en la sede del gobierno y del Congreso de Guerrero. Foto edh / efe

Profesores, estudiantes y familiares de los jóvenes desaparecidos se enfrentan a la policía en la sede del gobierno y del Congreso de Guerrero. Foto edh / efe

Profesores, estudiantes y familiares de los jóvenes desaparecidos se enfrentan a la policía en la sede del gobierno y del Congreso de Guerrero. Foto edh / efe

GUERRERO, MÉXICO. Profesores, estudiantes y familiares de los 43 jóvenes que desaparecieron hace 17 días rodearon y bloquearon ayer el acceso a la sede del gobierno y del Congreso de Guerrero, sur de México, para protestar por la lentitud de las investigaciones y exigir que aparezcan con vida.

Al mediodía, unos 600 alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa, acompañados de varios familiares, rodearon el Palacio de Gobierno situado en Chilpancingo, capital de Guerrero.

Al cierre de esta nota tenían rodeado el edificio con cadenas para exigir ser recibidos por el gobernador, Ángel Aguirre, quien al parecer no se encontraba en el inmueble, y aseguran que no van a marcharse hasta que sus compañeros aparezcan con vida.

Del edificio, en el que se encuentran funcionarios del Gobierno, no dejan entrar ni salir a nadie y para intensificar su protesta están lanzando hacia adentro algunos cohetes.

Por otro lado, aproximadamente un centenar de maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) se tomaron también ayer el edificio del Congreso estatal para pedir hablar con los diputados sobre las desapariciones.

En tanto, alumnos de las escuelas normales del estado de Michoacán (dedicadas a la formación de maestros) se apoderaron de 23 autobuses privados desde el jueves pasado para viajar a Guerrero y apoyar las protestas de sus compañeros, confirmaron fuentes de la Cámara Nacional de Autotransporte de Pasaje y Turismo.

Los manifestantes quieren de regreso a los 43 estudiantes que desaparecieron el pasado 26 de septiembre en la localidad de Iguala, tras una noche de violencia en la que murieron seis personas a manos de policías locales que presuntamente estaban al servicio del cártel de los Guerreros Unidos.

Por este caso que tiene en vilo a la sociedad mexicana hay casi cuarenta detenidos, la mayoría policías, y están siendo analizados los restos encontrados en varias fosas clandestinas para determinar si corresponden a los estudiantes desaparecidos.

No viajar a Guerrero

El gobierno de Estados Unidos emitió una nueva "advertencia" de viaje para sus ciudadanos que visitan el estado de Guerrero en la que recomienda evitar la circulación en automóvil entre sus ciudades turísticas, e incluso evitar adentrarse "dos cuadras" más allá de la costera de Acapulco.

En una actualización a su "Alerta de Viaje a México", el Departamento de Estado estadounidense colocó a Guerrero como el estado "más violento de México en 2013", con más de 2,000 homicidios y 207 casos de secuestro denunciados, según cifras del gobierno mexicano.

Por ello recomendó a sus ciudadanos evitar hacer viajes no esenciales fuera de Acapulco, Ixtapa-Zihuatanejo, Taxco y las Grutas de Cacahuamilpa.

En Acapulco, la principal ciudad turística y la más poblada del estado, la nueva recomendación es: "aplazar los viajes no esenciales a las áreas más allá de dos cuadras hacia el interior de la Costera Miguel Alemán, que es paralela a las zonas populares de la playa", una medida que no aparecía en la advertencia anterior.

La asistencia a atracciones turísticas, como los clavadistas de La Quebrada, debe realizarse "solo durante las horas de luz diurna". —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación