Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE. UU. y países árabes atacan a extremistas

Obama defiende ataques contra los islamistas en Siria

Un caza preparado para despegar de la cubierta del portaaviones estadounidense hacia Siria en el Golfo Pérsico. Foto eDH /EFE

Un caza preparado para despegar de la cubierta del portaaviones estadounidense hacia Siria en el Golfo Pérsico. Foto eDH /EFE

Un caza preparado para despegar de la cubierta del portaaviones estadounidense hacia Siria en el Golfo Pérsico. Foto eDH /EFE

WASHINGTON/BEIRUT. Estados Unidos y sus aliados árabes bombardearon Siria por primera vez ayer, provocando la muerte de al menos 70 combatientes del Estado Islámico y miembros de un grupo separado vinculado a Al Qaeda, lo que abre un nuevo frente contra los militantes al sumarse a la guerra civil siria de tres años.

En un cambio notable de alianzas en Oriente Medio, los ataques no encontraron objeción -sino incluso señales de aprobación táctica- del Gobierno sirio del presidente Bashar al-Assad, que dijo que Washington le había notificado antes.

El Comando Central de Estados Unidos (Centcom) dijo que Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Qatar y Bahréin participaron o dieron apoyo a los ataques contra objetivos del Estado Islámico.

Jordania, Baréin, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Arabia Saudí confirmaron su participación en los bombardeos contra los yihadistas en Siria.

Todos son países hostiles a Assad, pero ahora temen a los combatientes que han surgido de la rebelión contra el Gobierno sirio y a los que otrora ellos respaldaron.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, indicó en un discurso televisado que la fuerza de la coalición, que incluye a los cinco países árabes, mostraba que su país no estaba solo.

"Una vez más, debe quedar claro para cualquiera que conspire contra Estados Unidos y dañe a los estadounidenses que no toleraremos los refugios de terroristas que amenazan a nuestra gente", dijo Obama antes de dejar la Casa Blanca para asistir a la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York.

Obama añadió que la lucha contra los grupos yihadistas no será algo "rápido" ni "fácil", pero permitirá demostrar el "mensaje muy claro" de la comunidad internacional contra el radicalismo islámico.

Aviones de guerra y barcos con misiles crucero Tomahawk atacaron a "combatientes, centros de entrenamiento, oficinas centrales e instalaciones de comando y control, de almacenamiento, un centro de financiamiento, de suministro de camiones y vehículos armados", agregó Centcom.

Washington también dijo que fuerzas estadounidenses habían actuado solas para lanzar ocho ataques en otras áreas de Siria contra el "Grupo Khorasan", una unidad de Al Qaeda que funcionarios de Estados Unidos han descripto en los últimos días como una amenaza similar a la del Estado Islámico.

Los ataques aéreos cumplen con la promesa de Obama de atacar el Estado Islámico en Siria, un grupo suní que ha tomado partes de Siria e Iraq, asesinando a prisioneros y ordenando a los chiíes y no musulmanes que se conviertan si no quieren morir.

En una señal de cómo el Estado Islámico ha borrado las líneas de conflicto, el Gobierno sirio acotó que Washington le había informado horas antes de los ataques con una carta del Secretario de Estado, John Kerry, enviada a través de su par iraquí.

Un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores sirio se abstuvo de criticar la acción liderada por Estados Unidos.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación