Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Venezuela

Oposición venezolana logra mayoría calificada con 112 diputados

Ahora tiene poder para impulsar cambios para dejar atrás el chavismo

Elecciones Venezuela

Miembros de la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) celebran la victoria,  en la ciudad de Caracas (Venezuela). | Foto por Archivo

Miembros de la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) celebran la victoria,  en la ciudad de Caracas (Venezuela).

VENEZUELA.  La oposición venezolana logró ayer oficialmente una mayoría calificada de 112 legisladores, que sería decisiva paras ejercer dominio en la nueva Asamblea Nacional venezolana. 

Casi 48 horas después de su primer boletín oficial, el Consejo Nacional Electoral (CNE) anunció el martes por la tarde que la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática obtuvo 112 escaños contra 55 del oficialismo.

El CNE no ha ofrecido, sin embargo, todavía el número de votos recibidos por cada formación en las elecciones, que tuvieron una participación oficial del 74.25 por ciento. 

La oposición aseguró el lunes que sus listas aventajaron por más de dos millones de votos a las de la alianza chavista Gran Polo Patriótico (GPP). 

Por primera vez en 15 años, la alianza opositora MUD tendrá la mayoría del Parlamento unicameral, controlado hasta ahora por el chavismo, pero además dispondrá de una holgada mayoría de los dos tercios de la cámara, lo que le permitirá emprender cambios de gran calado en la política del país. 

Con 112 escaños, la oposición gana la llamada segunda mayoría calificada, lo que le permitirá convocar a una Asamblea Constituyente y aprobar una reforma constitucional, promover referendos y someter tratados internacionales a referendo; designar o remover a diputados, a magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, designar a los rectores del CNE o hacer otro tanto en la fiscalía general, el contralor general y el defensor del pueblo, entre otros. 

La mayoría de las reformas hechas desde 1999 para convertir al país en un estado socialista, se hicieron mediante seis leyes habilitantes, que fueron la principal herramienta para redefinir las relaciones económicas, políticas y sociales de la nación.

En la víspera, la oposición ya había asegurado más de 101 votos o tres quintas partes de la Asamblea, que es el mínimo requerido por la ley para promover leyes fundamentales y evitar que se realicen modificaciones sustanciales a éstas, aprobar votos de censura contra ministros y el vicepresidente y remover a las autoridades electorales.

Entre esos 112 escaños, 13 más de los anunciados inicialmente, se incluyen los tres escaños reservados para las etnias indígenas. Romea Guzamana, Gladys Guaipo y Virgilio Ferrer, victoriosos en las tres regiones en las que se designaba un legislador en representación de los indígenas, contaron con el apoyo de los adversarios del gobierno, por lo que se espera que sumen sus votos a la alianza opositora.

Las dos plazas que estaban pendientes fueron adjudicadas a las dirigentes opositoras Nirma Guarulla y Karin Salanova, candidatas de los estados Aragua y Amazonas, respectivamente.

Por su parte, el jefe de la mayor partido de la oposición descartó que vaya a haber un choque de fuerzas con el oficialismo y dijo que espera que el régimen pronto asimile la derrota  y se abra a un proceso de conciliación.

La nueva Asamblea Nacional tomará posesión el próximo 5 de enero, misma jornada en que será designada su nueva directiva para lo que basta la mayoría simple de sus miembros.

Presos políticos

Estados Unidos reiteró ayer su pedido a Venezuela para que libere a los opositores que están detenidos, y destacó la importancia de un amplio diálogo político.

De acuerdo con el vocero del Departamento de Estado, John Kirby, es fundamental que Venezuela inicie ese entendimiento, pero señaló que eso será “difícil mientras exista criminalización de la legítima disidencia política”.

Por eso, añadió, “llamamos al gobierno de Venezuela que libere a aquellos que están en prisión por sus actividades y convicciones políticas”.

Para Kirby, ese amplio diálogo nacional es “importante para enfrentar los desafíos sociales y económicos que enfrentan los venezolanos”, y apuntó que es crucial “que todas las partes participen” de la iniciativa.

EE.UU., dijo el vocero de la cancillería estadounidense, “está dispuesto a desempeñar cualquier papel de apoyo constructivo que las partes consideren útil”.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación