Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obispos: gays no deben ser discriminados

Conclusión del sínodo de dos semanas de 200 obispos

El informe de la asamblea de obispos servirá de base para el próximo sínodo, programado para octubre de 2015. Foto edh / efe

El informe de la asamblea de obispos servirá de base para el próximo sínodo, programado para octubre de 2015. Foto edh / efe

El informe de la asamblea de obispos servirá de base para el próximo sínodo, programado para octubre de 2015. Foto edh / efe

CIUDAD DEL VATICANO. Obispos de la Iglesia Católica modificaron ayer un documento que inicialmente expresaba aceptación a los homosexuales, en una iniciativa que habría sido histórica para la institución, y removieron del texto final referencias positivas en torno a las comunidades gays.

El documento, llamado "relatio" (informe), fue entregado al final de un sínodo o asamblea de dos semanas de unos 200 obispos católicos de todo el mundo.

Tras la presentación de la versión inicial del lunes, los obispos conservadores prometieron que se cambiaría la redacción, argumentando que se estaba creando confusión entre los fieles y minando a la familia tradicional.

El fragmento de dos párrafos del documento final que se refiere al asunto se tituló "Atención pastoral hacia las personas con orientaciones homosexuales". La versión anterior de tres párrafos se titulaba "Acogiendo homosexuales".

Las versiones

La versión inicial hablaba de "aceptar y valorar sus orientaciones sexuales" y de ofrecer a los gays "un hogar acogedor".

La versión final elimina esas frases y la mayoría de la redacción que los progresistas en la iglesia y grupos que promueven los derechos de los homosexuales habían destacado.

La nueva versión usa un lenguaje más vago y genérico que repite declaraciones anteriores de la iglesia de que los homosexuales "deben ser acogidos con respeto y sensibilidad" y que "debe evitarse" la discriminación en su contra.

Francis DeBernardo, director ejecutivo de New Ways Ministry, un grupo católico de Estados Unidos que promueve los derechos de los homosexuales, dijo que era "muy decepcionante que el reporte final del sínodo no retuviera la afable bienvenida a lesbianas y gays que se incluía en el borrador del reporte".

La versión final enfatiza en que "no hay fundamento alguno" para comparar el matrimonio homosexual con el heterosexual, al que se califica como "el plan de Dios para el matrimonio y la familia".

La versión anterior decía que la Iglesia debía reconocer que las parejas en relaciones del mismo sexo se ofrecían "ayuda mutua" y un "apoyo precioso" en tiempos de dificultades.

Si bien el texto final no apunta a ningún cambio en la condena de la Iglesia a los actos y el matrimonio homosexual, usa un redacción más compasiva y menos sentenciosa que declaraciones previas a la elección de Francisco como Papa en 2013.

El documento del Vaticano servirá ahora para profundizar la reflexión de los católicos antes de un sínodo definitivo el próximo año. —REUTERS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación