Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU.

Obama promulga acuerdo presupuestal bipartidista

El acuerdo presupuestal reducirá los recortes generalizados que ya están programados para implementarse, así que restauró unos 63,000 millones de dólares durante dos años. Incluye unos 85,000 millones en otros ahorros

El presidente estadounidense Barack Obama y la primera dama Michelle Obama en la base de la Infantería de Marina en Hawái. Foto/ Reuters

El presidente estadounidense Barack Obama y la primera dama Michelle Obama en la base de la Infantería de Marina en Hawái. Foto/ Reuters

El presidente estadounidense Barack Obama y la primera dama Michelle Obama en la base de la Infantería de Marina en Hawái. Foto/ Reuters

El presidente Barack Obama promulgó el jueves un proyecto de ley presupuestal bipartidista que reduce los recortes automáticos al gasto público durante dos años, una solución modesta comparada con el año que termina, caracterizado por intensas disputas entre la Casa Blanca y el Congreso en torno al tema.

Obama firmó ese proyecto de ley y otro para tomar medidas enérgicas contra los ataques sexuales dentro de las fuerzas armadas mientras vacacionaba en Hawái. El presidente firmó las dos iniciativas y otras más en privado, sin periodistas presentes, después de una sesión de ejercicio por la mañana en un gimnasio en una base de la Infantería de Marina en Oahu, cerca de la casa que rentó para sus vacaciones.

Las promulgaciones fueron uno de los últimos actos oficiales de Obama en un año plagado de problemas en Washington, como el cierre parcial del gobierno, casi un incumplimiento de pagos por parte del Tesoro, un trompicado lanzamiento del nuevo cibersitio gubernamental para contratar seguros de gastos médicos y un estancamiento político casi perpetuo en el Congreso.

El acuerdo presupuestal reducirá los recortes generalizados que ya están programados para implementarse, así que restauró unos 63,000 millones de dólares durante dos años. Incluye unos 85,000 millones en otros ahorros.

Aunque ni Obama ni los republicanos del Congreso están contentos con ese acuerdo, al menos puso fin al ciclo de crisis fiscales recurrentes al evitar -por lo pronto- que se produzca otro cierre gubernamental durante casi dos años.

Con todo, este raro momento de sana convivencia puede ser de corta duración. Apenas inicie 2014, se ciernen nuevas luchas sobre el aumento del límite de endeudamiento del país, algo que según el Tesoro debe ser resuelto a finales de febrero o principios de marzo para evitar una cesación de pagos sin precedentes en Estados Unidos.

Ambas partes están mostrando las posiciones extremas habituales, con los republicanos insistiendo en que quieren concesiones antes de elevar el límite de endeudamiento y Obama insistiendo en que no negociará.

Con los últimos vestigios de la disputa legislativa de 2013 en el pasado, la atención de Obama serán ahora los grandes retos y los posibles puntos brillantes del año próximo. A finales de enero, Obama dará su quinto informe del Estado de la Unión, en el que planteará su temario de trabajo para la recta final antes de las elecciones de medio mandato de 2014, lo que le impedirá atraer la atención de Washington sobre las propias prioridades del mandatario.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación